Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El logotipo de la compañía estatal brasileña Petrobras en la Conferencia Mundial de la Gasolina, en París, el 2 de junio de 2015

(afp_tickers)

La agencia de calificación de riesgo Moody's degradó este miércoles la nota de la empresa estatal Petrobras, por tercera vez en 2015, y colocó "en revisión para rebaja" la deuda soberana de Brasil, en medio de un crispado ambiente político.

Moody's informó al mercado en varios comunicados que la petrolera pasaba de la nota 'Ba2' a 'Ba3', en categoría especulativa, y dejó abierta la posibilidad de otra rebaja.

"Estas acciones reflejan los elevados riesgos de refinanciamiento de Petrobras delante a las deterioradas condiciones de la industria que dificultan obtener dinero a través de la venta de activos, condiciones de financiación más restrictivas para compañías en Brasil y en la industria petrolera, junto a la magnitud de las necesidades eventuales de financiar los vencimientos de la deuda", explicó la agencia.

La decisión tiene que ver también, añadió, con el escándalo de corrupción que le costó a la empresa más de 2.000 millones de dólares en pérdidas y por la que la calificación empresa fue rebajada en enero y febrero, así como con la decisión de la agencia de colocar "bajo revisión para posible rebaja" la nota de Brasil, hoy en en 'Baa3', último escalón del grado de inversión.

La séptima economía del mundo ya fue degradada al nivel especulativo por la agencia Standard and Poor en septiembre. La otra gran calificadora, Fitch, la tiene en 'BBB-', último grado antes de caer en especulación.

La revisión llega porque "se deterioran rápida y materialmente las tendencias macroeconómicas y fiscales y la baja probabilidad de que esta tendencia cambie en los próximos dos a tres años".

Asimismo, destacó "el empeoramiento de las condiciones de gobernabilidad y un mayor riesgo de parálisis política", cuando la presidenta Dilma Rousseff batalla para neutralizar un proceso que podría llevarla a un juicio político y a su destitución.

El mercado considera que Rousseff ya no tiene capacidad política para enfrentar la mayor recesión en décadas, y ya apuesta por un nuevo gobierno encabezado por el vicepresidente Michel Temer, con quien la presidenta dijo que tendrá una relación "institucional".

La Bolsa de Sao Paulo cerró en alza del 3,75%, alentada por lo que varios operadores interpretan como una posibilidad de desgaste de Rousseff si el procedimiento de destitución se prolonga, después de que la Corte Suprema decidió suspenderlo durante una semana.

AFP