Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos migrantes rompen a llorar al tomar tierra en la isla griega de Lesbos después de haber cruzado el mar Egeo desde Turquía el 9 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Un bebé de un año murió en la madrugada de este viernes a bordo de una lancha neumática en la que viajaban refugiados entre las costas turcas y la isla griega de Lesbos, indicó el ministerio griego de la marina mercante.

El niño se hallaba junto a 55 personas en la embarcación, que comenzó a hundirse frente a las costas del norte de la isla, precisó el ministerio. Una patrulla de la policía portuaria, que acudió a rescatar al grupo, halló su cuerpo sin vida. Todos los refugiados aseguraron ser sirios.

El bebé fue trasladado a la localidad de Kalloni, donde se constató su fallecimiento. El ministerio no estaba en condiciones de dar informaciones sobre el estado de los padres del niño.

La guardia costera griega volvió a intervenir dos veces en la misma zona para rescatar a sendos grupos de 48 y 70 migrantes, que viajaban en embarcaciones que hacían aguas, precisó el ministerio.

Entre el jueves y este viernes por la mañana, unos 2.000 refugiados han llegado a las costas de Lesbos que, por su cercanía con Turquía, se ha convertido en la principal puerta de entrada a Europa, en la actual crisis migratoria. Cerca de 800 alcanzaron la isla griega durante la noche, el momento más peligroso para la travesía, a bordo de lanchas neumáticas provistas por los traficantes de personas.

Un barco con 200 migrantes encalló, además, este viernes por la mañana en un banco de arena de Leros, en el sur del Egeo oriental, según el ministerio. La policía portuaria intentaba trasladar a los pasajeros a tierra firme.

En estas últimas semanas, la mayoría de las víctimas de esas travesías fueron niños. Tras la conmoción que provocó en septiembre la fotografía del cuerpo inerte de un refugiado sirio de tres años, Aylan Kurdi, los socorristas encontraron el domingo los cadáveres de dos niños en una playa de la isla griega de Kos, al sur de Leros.

Cerca de 3.000 migrantes han muerto en el Mediterráneo desde enero, mientras intentaban llegar a Europa, según el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR).

AFP