Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bassam Kantar (i), hermano de la figura de Hezbolá Samir Kantar (en el retrato), fallecido por un ataque aéreo israelí en Siria, ded uelo el 20 de diciembre de 2015 en las afueras de Beirut

(afp_tickers)

Samir Kantar, una figura del Hezbolá libanés que purgó 30 años de cárcel en Israel, murió en un ataque aéreo israelí cerca de Damasco, anunció este domingo el grupo chiita que combate en Siria junto con el ejército leal al presidente Bashar Al Asad.

Este mismo domingo, en lo que parece haber sido una respuesta, tres cohetes de tipo Katiusha fueron disparados desde el sur de Líbano -feudo de Hezbolá- contra el norte de Israel, informaron fuentes de los servicios libaneses de seguridad y el ejército israelí.

Posteriormente, el ejército israelí indicó que bombardeó objetivos específicos en el sur de Líbano en respuesta a este ataque.

Israel se congratuló por el fallecimiento de Kantar, afirmando que "es una buena noticia", aunque sin reivindicar el bombardeo que causó la muerte de este hombre de 54 años, padre de un niño de cuatro años, nacido tras su boda con una periodista libanesa.

Hezbolá informó en un comunicado del deceso de su líder: "El decano de los prisioneros libaneses murió el sábado por la noche cuando unos aviones del enemigo sionista bombardearon un inmueble residencial en Jaramana (una ciudad a las afueras de Damasco)".

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG con sede en Gran Bretaña, presentó a Kantar como el "jefe de la Resistencia Siria para la Liberación del Golán", un grupo creado hace dos años por Hezbolá para lanzar operativos en esta región parcialmente ocupada desde la guerra de los Seis Días (1967) por el Estado de Israel.

Según la fuente de seguridad libanesa, los cohetes de este domingo "fueron disparados desde una aldea libanesa situada a 5 kilómetros de la frontera con Israel".

"Las sirenas resonaron en el norte de Israel y, según las primeras informaciones, tres cohetes fueron disparados (desde el sur de Líbano) y el ejército rastrea sobre el terreno", destacó por su parte un comunicado militar israelí.

Otro comunicado del Estado hebrero señaló que "las Fuerzas de Defensa de Israel respondieron con fuego de artillería contra objetivos determinados, siguiendo la trayectoria de los cohetes que cayeron en el día de hoy en territorio israelí, lanzados desde el sur de Líbano".

Hezbolá combate en Siria junto a las fuerzas del régimen de Bashar Al Asad contra los rebeldes y los grupos yihadistas.

- Condenado a cadena perpetua -

Kantar había sido condenado en 1980 a cadena perpetua en Israel, tras ser acusado de haber matado a tres personas, incluyendo a una menor, y fue liberado en 2008 en un canje de prisioneros entre Hezbolá y el Estado israelí.

En abril de 1979, cuando tenía 17 años, Kantar y otros tres miembros del Frente Para la Liberación de Palestina ingresaron por mar desde Líbano en el poblado israelí de Nahariya, donde mataron a tres personas de la misma familia, incluida una niña de 4 años. Dos miembros del comando fueron abatidos por militares y Kantar fue detenido junto a otro de los atacantes.

La ministra de Justicia israelí, Ayelet Shaked, calificó a Kantar de "multiterrorista que mató a una niña rompiéndole el cráneo". Su muerte "es una buena noticia", añadió en la radio militar. "El estado de Israel no ha reivindicado" el bombardeo en los suburbios de Damasco, precisó la ministra israelí.

En septiembre, Estados Unidos había inscrito en su lista "negra" a Kantar. Con esa designación jurídica, a las personas o grupos incluidos en la lista del Departamento de Estado se les congelan los bienes en Estados Unidos y se prohíbe a todo ciudadano estadounidense mantener vínculos comerciales con ellos.

Un amigo de la familia, que solicitó permanecer en el anonimato, indicó a la AFP que Kantar se había ido a Siria, tras anunciar el líder de Hezbolá en abril de 2013 que el movimiento chiita libanés participaba en combates contra los rebeldes sirios. "Su familia sabía que un día se iba a morir", destacó.

AFP