AFP internacional

Seguidores de la Juventus de Turín corren el 4 de junio de 2017 para evacuar la Piazza San Carlo tras rumores de bomba que provocaron el pánico y una estampida

(afp_tickers)

Una mujer de 38 años, que estaba en coma desde el movimiento de pánico que causó más de 1.500 heridos el 3 junio en la ciudad italiana de Turín, ha fallecido, anunció este viernes de madrugada el hospital donde estaba ingresada.

"Cualquier palabra sería superflua. En mi nombre y el de la ciudad, expreso mis condolencias por la muerte de Erika", reaccionó en Twitter la alcaldesa de Turín, Chiara Appendino, precisando que el día del funeral la ciudad proclamará un duelo público.

La mujer, que vivía al norte de Turín, cerca de la frontera con Suiza, había ido a la capital piamontesa con su pareja, aficionado de la Juventus, para ver en pantalla gigante la final de la Liga de Campeones de fútbol, que el club local perdió 4-1 contra el Real Madrid.

Hacia el final del partido, una explosión de fuegos artificiales seguida de rumores de bomba provocó un movimiento de pánico en la gran plaza San Carlo, en el centro de la ciudad, donde se habían congregado unas 30.000 personas.

La mayoría de las víctimas, un total de 1.527 según las autoridades, sufrió heridas leves pero siete de ellas tuvieron que ser ingresadas en urgencias. Tres se encontraban en estado grave, entre ellos un niño de siete años que estuvo varios días en coma pero acabó recuperándose.

AFP

 AFP internacional