Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una nube de humo se eleva tras un ataque aéreo, el 5 de mayo de 2016 en Rafah, en el sur de la Franja de Gaza. Los aviones de guerra israelíes atacaron cuatro nuevas posiciones de Hamas

(afp_tickers)

Una palestina murió el jueves por disparos de un tanque israelí en la Franja de Gaza, en un segundo día de enfrentamientos de una violencia inédita desde la guerra de 2014 entre Israel y el movimiento islamista Hamas.

Se trata de la primera muerte desde que el miércoles varios disparos de obús procedentes de la Franja contra el lado israelí fueron respondidos por las fuerzas israelíes.

El ejército asegura que en los dos últimos días se han producido al menos diez ataques desde el lado palestino.

Es la primera vez que Hamas abre fuego contra las fuerzas israelíes desde la guerra de verano de 2014, precisó un portavoz del ejército, el coronel Peter Lerner.

Según fuentes médicas, cuatro personas de una misma familia, tres niños y un hombre de 65 años, fueron hospitalizados con heridas "ligeras y medianas" tras uno de los bombardeos israelíes, en el barrio de Al Zeytun, en el sureste de la ciudad de Gaza.

El ataque iba dirigido contra un taller mecánico, dijo a la AFP su dueño, Hasan Hasanen, que aseguró que sus vehículos no eran utilizados por Hamas sino que sirven para "trabajos inmobiliarios y de construcción".

El ejército israelí dijo que solo el movimiento islamista Hamas, en el poder en la Franja de Gaza, ha sido blanco de los ataques. Pero el ministerio del Interior de Hamas aseguró que dos misiles habían apuntado a una base de entrenamiento de Al Quds, el brazo armado de la Yihad Islámica, la segunda fuerza islamista en los territorios palestinos, causando daños pero no heridos.

El ejército israelí ya había informado del bombardeo de cinco posiciones de Hamas el miércoles en el sur de la Franja de Gaza después de registrarse enfrentamientos en la frontera entre ambos territorios.

Los primeros incidentes comenzaron el martes con disparos contra un grupo de soldados israelíes y se intensificaron el miércoles. La respuesta israelí comenzó con disparos de tanque antes de pasar a ataques aéreos.

Estos hechos son los más graves registrados desde el tenso cese el fuego en vigor durante casi dos años entre Israel y los grupos armados palestinos.

El sector israelí alrededor de Nahal Oz fue declarado "zona militar cerrada", por primera vez desde la guerra de 2014.

- 'Los bandos se ponen a prueba' -

Los israelíes y los palestinos se enfrentaron en julio y agosto de 2014 en la más larga y devastadora de las tres guerras en la Franja de Gaza desde 2008.

Esta guerra provocó la muerte de 2.251 personas: 2.178 del lado palestino, la gran mayoría civiles, y 73, incluyendo 67 soldados, del lado israelí.

El alto el fuego ha sido violado de forma esporádica con disparos de cohete de Gaza hacia Israel, atribuidos a grupos armados que rechazan la autoridad de Hamas.

Generalmente, Israel responde a estos disparos atacando posiciones de Hamas, a quien considera responsable de la seguridad en el territorio que controla desde 2007, pero esta vez, el ejército israelí acusa directamente al gobierno islamista.

Para las autoridades israelíes, el objetivo es localizar y destruir los túneles que Hamas podría utilizar para lanzar ataques contra comunidades de civiles israelíes próximas a la frontera.

El ejercito dice haber destruido más de 30 túneles durante la guerra de 2014.

"Seguiremos actuando (...) hasta la explosión del último túnel", dijo en Twitter el ministro israelí de Defensa, Moshé Yaalon.

Sami Abu Zuhri, un portavoz de Hamas en Gaza, llamó el jueves a "todas las partes implicadas a tomar sus responsabilidades para detener la ofensiva", en referencia a Egipto, padrino de las negociaciones de tregua en 2014.

Las brigadas Qasam, el brazo armado del Hamas, advirtieron el miércoles en un comunicado que "no permitirán que siga la ofensiva sionista en la Franja de Gaza".

Pese a todo, "Israel no tiene ningún interés en una escalada" de la violencia, aseguró el coronel Lerner.

Mustafa al Sawaf, exredactor jefe de un diario proHamas, tampoco cree que vaya a producirse una explosión de la violencia de manera inmediata. Los dos bandos "se están poniendo a prueba", asegura. Y mientras, se preparan activamente para el siguiente enfrentamiento.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP