Navigation

Mueren 20 civiles en un bombardeo en zona rebelde siria

Una mujer y un niño corren por una calle de Alepo tras un ataque de las fuerzas del régimen sirio el 30 de mayo de 2015, en una jornada que dejó más de 70 civiles muertos en la región afp_tickers
Este contenido fue publicado el 31 mayo 2015 - 11:47
(AFP)

Al menos 20 civiles perdieron la vida el sábado en una región rebelde en el noroeste de Siria en bombardeos del régimen que dejaron también más de 70 muertos en la provincia de Alepo, informó este domingo una ONG.

"Los aviones del régimen perpetraron una nueva matanza en Jabal al Zawiya", una región montañosa de la provincia de Idleb que está prácticamente en manos de rebeldes y del brazo local de Al Qaida, informa el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Al menos 19 civiles perdieron la vida en los bombardeos contra la localidad de Baiyoune mientras que una mujer murió también en los bombardeos en otra localidad. "Muchos heridos se encuentran en estado crítico", precisa la ONG.

Al menos 71 civiles perdieron la vida por la explosión de barriles letales en la provincia de Alepo, uno de las peores matanzas en esta región asolada por la guerra.

El mediador de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, condenó los nuevos bombardeos del régimen sirio en la provincia de Alepo.

"El bombardeo aéreo desde helicópteros sirios en el barrio de Al Shaar en Alepo merece la mayor condena internacional", dijo Mistura en una declaración escrita.

Los bombardeos tuvieron como blanco un mercado en un momento de gran afluencia en la ciudad de Al Bab, en manos del grupo extremista Estado Islámico (EI), así como en un barrio rebelde del este de la ciudad de Alepo, según la OSDH que habla de "matanza".

El régimen recurre a menudo a los barriles explosivos que han dejado centenares de muertos en la provincia de Alepo desde el inicio del año, un arma ciega regularmente denunciada por las ONG internacionales.

Las fuerzas del régimen empezaron a lanzar en 2013 en Alepo estos barriles repletos de explosivos y metralla.

La ciudad está dividida desde 2012 entre el este que está en manos de los insurgentes y el oeste, controlado por el régimen.

Pero en la provincia del mismo nombre, el régimen solo controla algunos sectores.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.