Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Colombian Minister of Defense Luis Carlos Villegas speaks during a press conference in Bogota, Colombia, on September 24, 2015. Villegas spoke about the border situation with Venezuela and the yesteday signature in Cuba with FARC guerrillas of a deal on justice for crimes committed during the half a century of conflict, which had been the key issue blocking progress in the dragging peace talks. AFP PHOTO/Guillermo LEGARIA

(afp_tickers)

Cuatro guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en tregua unilateral en el marco del proceso de paz que avanzan con el gobierno, murieron durante un operativo militar en el suroeste del país, informó este miércoles el ministerio de Defensa.

"En una operación conjunta de las fuerzas militares en un sitio llamado El Peaje (en el departamento de Caquetá) fueron dados de baja cuatro guerrilleros de las FARC y dos más fueron capturados", declaró a periodistas el titular de Defensa, Luis Carlos Villegas.

En la operación, a cargo de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega de las fuerzas armadas, que actúa en el suroeste del país, murió Beatriz Anturia, conocida como la Mona Argenis, "cabecilla de extorsión y narcotráfico del Frente 14 de las FARC", de 27 años, dijo el ministro, y agregó que una guerrillera que resultó herida fue atendida por enfermeros.

Otros tres guerrilleros fueron abatidos en el operativo.

Además, se incautaron armas, material de intendencia y "documentos de gran interés para la inteligencia militar", precisó.

Las FARC, principal y más antiguo grupo rebelde de Colombia, sostiene conversaciones de paz con el gobierno de Juan Manuel Santos en Cuba desde noviembre de 2012, sin que se haya decretado un cese bilateral al fuego en el terreno.

Sin embargo, desde el pasado 20 de julio la guerrilla, que cuenta con unos 7.000 combatientes según cifras oficiales, decidió iniciar una tregua unilateral, a la que el gobierno respondió con la suspensión de bombardeos contra campamentos de ese grupo rebelde sin detener otro tipo de operaciones antiguerrilleras.

AFP