Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Niños y activistas adultos se manifiestan en solidaridad con los habitantes de Madaya en Siria el 8 de enero de 2016 en Beirut

(afp_tickers)

Veintitrés personas han muerto de hambre en la ciudad siria de Madaya, sitiada por las tropas de Bashar al Asad desde el 1 de diciembre, anunció el viernes Médicos Sin Fronteras (MSF).

La ciudad no podrá recibir ayuda hasta este domingo porque es "una enorme y complicada operación", informó un portavoz de la Cruz Roja. Naciones Unidas advirtió de que 40.000 personas -la mitad, niños- necesitaban asistencia inmediata.

Damasco dio permiso el jueves a las agencias de la ONU para enviar ayuda a la ciudad, tras conocerse informes sobre la muerte de civiles por inanición, muchos de ellos desplazados del vecino bastión rebelde de Zabadani.

MSF contabilizó 23 muertes por falta de comida, de las cuales seis tenían menos de un año y cinco, más de 60. La ayuda que será distribuida el domingo también llegará a las ciudades de Fuaa y Kafraya, informó el portavoz de la Cruz Roja, Pawel Krzysiek.

Médicos sin Fronteras explicó que los decesos se habían producido en el centro de salud local con el que colabora esta organización.

Otras 13 personas que trataron de escapar en busca de comida murieron al pisar las minas que rodean la ciudad o por disparos de los francotiradores, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

"Este es un claro ejemplo de las consecuencias de usa el asedio como estrategia militar", afirmó Brice de le Vingne, director de operaciones de MSF en un comunicado.

Añadió que los doctores se han visto obligados a alimentar a los niños con sueros médicos al ser la única fuente disponible de azúcar y energía.

De le Vingne describió Madaya como una prisión al aire libre para cerca de la mitad de sus habitantes. "No hay forma de salir o entrar, solo morir".

MSF celebró la decisión de Damasco de permitir la entrada de suministros alimenticios pero recordó que "la entrada inmediata de medicamentos indispensable también debería ser una prioridad".

"La situación es espantosa", afirmó el portavoz de la oficina de derechos humanos Rupert Colville. La última vez que entró ayuda en la ciudad fue en octubre de 2015.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP