Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La estación balnearia de Hurghada, en el este de Egipto. Es la primera vez desde enero de 2016 que los turistas son blanco de un atentado en Egipto

(afp_tickers)

Dos turistas extranjeras murieron este viernes en un ataque con cuchillo que también dejó otras cuatro mujeres heridas en una playa de la estación balnearia de Hurghada, en el este de Egipto, indicaron responsables locales.

El atacante, cuya identidad se desconoce, nadó hasta el lugar de los hechos, la playa privada de un hotel, desde una playa pública vecina, informó el Ministerio del Interior egipcio. Las fuerzas de seguridad lo detuvieron y lo están interrogando.

"No conocemos todavía sus motivos. Quizá sea un loco o un hombre con problemas mentales. Es demasiado pronto para saberlo", indicó un responsable del Ministerio a la AFP.

Sea cual sea la causa del ataque, éste puede suponer un duro golpe para Egipto, que intentaba volver a atraer a los turistas tras años de inestabilidad.

El gobernador de la provincia del mar Rojo, donde se encuentra Hurghada, afirmó en un comunicado que dos "residentes extranjeros" habían muerto en el atentado.

Reinaba cierta confusión sobre la nacionalidad de las víctimas. El diario gubernamental Al Ahram afirmó en su edición digital que dos turistas ucranianas habían muerto y otras cuatro personas habían resultado heridas en el ataque. Pero el embajador de Kiev en El Cairo aseguró a una televisión privada ucraniana que ninguno de sus ciudadanos había fallecido en Hurghada.

Un responsable del Ministerio de Salud egipcio indicó luego, bajo anonimato, que "las dos extranjeras asesinadas eran alemanas", aunque el Ministerio de Exteriores alemán dijo que no podía confirmar esa información por el momento.

Las autoridades armenias señalaron que dos de sus ciudadanos estaban entre los heridos y el Ministerio de Exteriores checo anunció que uno de sus nacionales sufría una lesión leve.

Es la primera vez desde enero de 2016 que los turistas son blanco de un atentado en Egipto.

- Atentados yihadistas -

Horas antes, este viernes, tres hombres armados mataron a cinco policías egipcios al sur de El Cairo.

Abrieron fuego contra un coche de la policía y luego huyeron, matando a un suboficial, tres reclutas y un agente, según el Ministerio del Interior.

El atentado tuvo lugar cerca de la ciudad de Badrashin, a unos 20 kilómetros al sur de la capital, donde la policía ya había sido atacada en otras ocasiones. Nadie ha reivindicado este ataque por ahora.

Desde que el ejército egipcio derrocó en 2013 al presidente Mohamed Morsi, miembro de la cofradía de los Hermanos Musulmanes, grupos extremistas han multiplicado los atentados contra los militares y los policías, matando a cientos de ellos, sobre todo en el Sinaí.

El viernes pasado, la rama egipcia del grupo Estado Islámico (EI) reivindicó un ataque en el norte del Sinaí en el que murieron 21 policías y el grupo yihadista Hasam asumió la autoría del asesinato de un oficial de policía al norte de El Cairo.

Tras un doble atentado suicida reivindicado por el EI contra dos iglesias coptas al norte de la capital, que dejaron 45 muertos en abril, el presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi, declaró el estado de emergencia durante tres meses y lo prolongó en julio.

En enero de 2016, tres turistas fueron heridos en Hurghada en un ataque con arma blanca perpetrado por dos personas sospechosas de mantener vínculos con el EI.

Esta estación balnearia es muy popular entre los turistas ucranianos y europeos en general.

Egipto reforzó la seguridad en sus lugares turísticos después de varios atentados cometidos en los últimos años, que golpearon un sector clave para la economía del país.

El 31 de octubre de 2015, la rama egipcia del EI asumió la autoría de un atentado con bomba que acabó con la vida de los 224 ocupantes de un avión en el que viajaban turistas rusos tras despegar de Sharm el Sheij, una estación balnearia situada en el sur del Sinaí.

AFP