Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos miembros del cuerpo de bomberos iraní transportan a un compañero herido durante el incendio de un edificio de 15 plantas en Teherán, el 19 de enero de 2017

(afp_tickers)

Varios bomberos murieron el jueves por el colapso de un edificio de 15 pisos en Teherán luego de un incendio, indicaron las autoridades, tras una confusión inicial sobre el saldo de víctimas.

El edificio conocido como Plasco se incendió por la mañana, y tras cuatro horas sometido a las llamas, durante las cuales los servicios de socorro consiguieron evacuar a sus residentes, se hundió en medio de una gigantesca nube de polvo, según las imágenes de la televisión pública.

Solamente quedaban bomberos dentro del edificio cuando se derrumbó, según el alcalde de Teherán, Mohammad Bagher Ghalibaf.

Inicialmente el alcalde dio la cifra de 20 muertos, pero luego desmintió el saldo.

"Unos 20 camaradas de los Brigada de bomberos consiguieron salvar a la gente, pero luego entraron de nuevo en el edificio para asegurarse que no quedaba nadie. Antes de llegar a los pisos inferiores, el edificio se derrumbó y algunos murieron como mártires" declaró.

"Estaba en el interior y de repente vi que el edificio empezaba a temblar y que iba a hundirse. Salimos con algunos colegas y un minuto más tarde, se desplomó" explicó Ali, uno de los bomberos supervivientes.

Los rescatistas trataban denonadamente de hallar a los bomberos sepultados bajo una enorme montaña de escombros. Al lugar de la tragedia llegaron decenas de ambulancias y camiones de bomberos, así como familiares de los muertos, desconsolados.

"Quiero ver a mi padre, aunque solo sea un momento" pedía una niña llorando. Su padre, de unos 50 años, con el rostro ennegrecido por el humo, acabó apareciendo en el lugar, y su hija se le echó en los brazos.

Situado en el sur de Teherán, el edificio Plasco fue uno de los primeros de gran altura que fue construido en la capital, en el año 1962.

La policía había evacuado el barrio por miedo a explosiones provocadas por fugas de gas, constató la AFP.

"Mi amigo tenía un comercio en el edificio. No paro de llamarlo pero no contesta. Creo que se quedó bloqueado", declaró Moshen, en el lugar de la tragedia.

- Advertencias ignoradas -

Ahmad, propietario de una tienda en el edificio, dijo que lo había perdido "todo". "Miles de familias quedaron arruinadas", añadió.

El vetusto edificio albergaba un centro comercial y varios talleres textiles.

"Habíamos advertido varias veces a los responsables del edificio" que no era seguro, declaró el portavoz de los bomberos, que lamentó que no tuvieran en cuenta las advertencias.

Puso como ejemplo la cantidad de ropa almacenada en la escalera, "lo que es contrario a las normas de seguridad".

El incendio se declaró en la novena planta y se propagó hasta la decimoquinta, según los bomberos.

Antes del derrumbe, la televisión difundió imágenes en las que se veían llamas enormes saliendo de las últimas plantas.

El edificio fue construido por el prospero empresario judío Habibollah Elghanian, quien, después de la revolución islámica de 1979, fue condenado a muerte y ejecutado por sus presuntos vínculos con Israel.

AFP