Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El funeral de un soldado turco fallecido en un ataque del grupo yihadista Estado Islámico en los alrededores de la ciudad siria de Al Bab, el 9 de febrero de 2017 en Ankara

(afp_tickers)

Tres soldados turcos murieron "accidentalmente" y otros once resultaron heridos este jueves en un ataque de la aviación rusa en el norte de Siria, donde ambos países coordinan bombardeos contra yihadistas tras mantener posiciones contrarias sobre el conflicto durante mucho tiempo.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dio el pésame a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, según el ejército turco.

Ambos mandatarios decidieron "reforzar la coordinación" tras el incidente, explicó por su parte la presidencia rusa.

Según el texto turco, la aviación rusa planeaba atacar objetivos del grupo yihadista Estado islámico, pero "tres de nuestros soldados cayeron como mártires cuando fue atacado un edificio donde nuestras unidades habían tomado posición".

"La coordinación militar será reforzada en el marco de la operación en Siria contra los combatientes del Estado Islámico y las organizaciones extremistas", anunció asimismo el Kremlin en una nota.

Durante mucho tiempo opuestos en relación a la cuestión siria, especialmente en torno a la suerte del presidente sirio, Bashar al Asad, Turquía y Rusia decidieron recientemente coordinar sus acciones contra el grupo yihadista EI en la región.

El general Valéri Guerassimov, jefe del Estado Mayor del ejército ruso, se entrevistó este jueves con su homólogo turco, Hulusi Akar, según el Ministerio ruso de Defensa.

"Los responsables del Estado Mayor convinieron reforzar la coordinación de sus acciones comunes, así como el intercambio de información sobre la situación en el terreno", informó el Ministerio en un comunicado.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, anunció por su parte que el fallo del ataque se debió a que ambos ejércitos "no se pusieron de acuerdo sobre las coordenadas de los objetivos" en el área de Al Bab.

Turquía y Rusia actuaron juntos en varias ocasiones en ataques aéreos contra el grupo EI en la región, tras haber firmado el 12 de enero un acuerdo que especifica los mecanismos para "coordinar" sus ataques contra "objetivos terroristas".

Ambos países apoyan, junto con Irán, otro soporte del régimen de Damasco, un cese el fuego entre el Gobierno y los grupos rebeldes, que entró en vigor el 30 de diciembre y condujo a una disminución de la violencia, sin detenerla totalmente.

Los yihadistas del grupo EI y Fateh al Sham (exrama de Al Qaida en Siria) están excluidos de esta tregua.

Esta cooperación en torno al asunto sirio surgió dada la progresiva mejora de las relaciones turco-rusas a lo largo de varios meses, tras la grave crisis diplomática causada por la destrucción en noviembre de 2015 por un F16 turco de un avión militar ruso en la frontera turco-siria.

- Fuertes pérdidas en Al Bab -

Turquía desmintió tener algún vínculo con el régimen de Asad tras la reconciliación con Rusia, pero algunos responsables turcos reconocen ahora que el presidente sirio sigue siendo un actor importante que no debería ser ignorado en el marco de una eventual fase de transición en Siria.

Los medios turcos habían informado más temprano este jueves de que cinco soldados turcos murieron en unos combates con yihadistas del grupo EI en el norte de Siria, elevando a diez el número de militares turcos muertos en ese sector en dos días.

No estaba claro por ahora si este balance incluye a los militares muertos en la ofensiva rusa.

Los cinco soldados murieron en la región de Al Bab, bastión de los yihadistas del EI que los rebeldes sirios apoyados por el ejército turco tratan de tomar desde hace varias semanas, precisó la agencia de noticias turca Dogan.

En total, 66 soldados turcos han muerto, según Dogan, desde el inicio de la intervención turca en el norte de Siria, el 24 de agosto, para desalojar al grupo EI y también a las milicias kurdas sirias que Turquía considera como grupos terroristas relacionados con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Pese a estas fuertes pérdidas, el ministro de Relaciones Exteriores turco, Mevlüt Cavusoglu, afirmó que los rebeldes sirios apoyados por Turquía avanzaron frente al grupo EI en Al Bab, y mencionó un posible compromiso de las fuerzas especiales turcas para retomar la "capital" yihadista en Siria, Raqa.

AFP