Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Mujeres conmemoran el Día Intenacional de la Mujer, cerca de la Trump Tower de Nueva York, el 8 de marzo de 2017

(afp_tickers)

Manifestaciones contra Donald Trump en Estados Unidos, protestas contra la violencia de género en América Latina y España, paros parciales en decenas de países: el Día Internacional de la Mujer adoptó este año un tono muy político.

En Nueva York, cerca de 2.000 personas se concentraron afuera del Central Park, a apenas dos cuadras de la Trump Tower, propiedad del presidente Donald Trump, en rechazo a sus políticas consideras contrarias a la mujer.

En Washington, centenares de mujeres se congregaron frente a la Casa Blanca con carteles que criticaban los decretos que prohibieron fondos federales para organizaciones que asesoran, informan o ayudan a abortar.

Varias manifestaciones se realizaron en Los Ángeles, incluida una en el centro en la que centenares de manifestantes vestidas de rojo exigieron salario igualitario y expresaron su oposición a Trump.

"Nos vestimos de rojo para representar la unidad del movimiento de mujeres", dijo Nury Martínez, la única mujer entre los 14 concejales de la ciudad.

Trump expresó este miércoles en Twitter su "inmenso respeto" por las mujeres y saludó su "papel crucial (...) en Estados Unidos y en el mundo entero".

Pero sus mensajes provocaron reacciones airadas en las redes sociales, cuyos usuarios le recordaron sus comentarios misóginos, las acusaciones de agresiones sexuales y su controvertida posición sobre el aborto en la campaña presidencial.

- Paros y marchas en América Latina -

El Día de la Mujer tuvo este año su carácter más reivindicativo de los últimos tiempos, mientras miles de mujeres hicieron huelgas parciales y no trabajaron en decenas de países.

Uno de estos paros se registró en la sede de la Organización de Estados Americanos en Washington, donde las funcionarias no trabajaron con el beneplácito del secretario general, Luis Almagro.

En Argentina, el movimiento #NiUnaMenos se sumó a la convocatoria al paro de mujeres que se extendió por países de Latinoamérica, una región a la que pertenece la mitad de los 25 países con más feminicidios en el mundo, de acuerdo con ONU Mujeres.

Miles marcharon en Buenos Aires para reclamar por más derechos y menos violencia machista en un país donde cada 30 horas una mujer es asesinada a manos de su pareja o expareja.

En Guatemala una ceremonia maya ante la Corte Suprema para reivindicar a la mujer contó con la participación de la premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú. Y el rostro de la activista asesinada Berta Cáceres se repitió en muchos carteles en la marcha que tuvo lugar en la capital de Honduras.

En Brasil, donde un estudio mostró que una de cada tres mujeres mayores de 16 años fue víctima de violencia en el último año, colectivos feministas y organizaciones sociales manifestaron en más de una decena de ciudades.

El presidente Michel Temer levantó una polémica al destacar el papel de las mujeres en la economía por su capacidad para advertir los cambios de precios en los supermercados, comentario muy criticado en las redes sociales.

Bajo el lema de "¡ni una más!", una multitud de estudiantes, sindicalistas, activistas, empleadas domésticas y hasta jubiladas se reunieron en el Angel de la Independencia, emblema de la capital mexicana. "No queremos flores, queremos derechos", "Ser mujer no debe ser factor de riesgo" y "con ropa o sin ropa, el cuerpo no se toca", se leía en algunas de las pancartas.

En Uruguay, decenas de miles de personas manifestaron por las calles de Montevideo, en su mayoría mujeres vestidas de negro, mientras que en Santiago de Chile hubo una manifestación que puso el énfasis en denunciar la vulnerabilidad de las mujeres ante la violencia doméstica.

Más temprano, la presidenta Michelle Bachelet repudió los feminicidios y advirtió: "ya es hora de terminar con la discriminación en todas las áreas de la vida".

En Bolivia, un grupo de feministas tomó momentáneamente el set de televisión del canal estatal para exigir la destitución del gerente general, denunciado por acoso sexual.

En Perú, se desarrolló una marcha en Lima que, entre otras cosas, respaldó el Currículo Nacional Escolar que impulsa el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski para promover la igualdad de género.

En República Dominicana, decenas de miles se sumaron al Paro de Mujeres, mientras en Venezuela el principal acto fue organizado por el gobierno.

- Manifestaciones de Madrid y Moscú -

En Moscú, un grupo de feministas fue brevemente detenido tras haberse manifestado frente al Kremlin para reclamar más respeto por los derechos de las mujeres.

"El feminismo es nuestra idea nacional", proclamaba una bandera que llevaban dos militantes que subieron hasta el balcón de una de las torres del Kremlin.

En Madrid fueron 10.000 personas, detrás de pancartas como "Calladita NO estás más guapa".

En las calles de Italia, los ramos y guirnaldas de flores se veían hasta en el palacio presidencial en Roma.

En Dacca, capital de Bangladés, unas 15 sobrevivientes de ataques con ácido, perpetrados generalmente contra mujeres en las zonas rurales, cruzaron el podio en un desfile de moda.

En Francia, tres activistas del movimiento feminista Femen llamaron a las mujeres a utilizar su cuerpo, a veces "velado, mutilado, escondido", como un "portavoz" y "estandarte político" para romper el silencio.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP