AFP internacional

Decenas de miles de motociclistas desfilaron el 28 de mayo de 2017 por el corazón de Washington, en el "Rolling Thunder", una ruidosa peregrinación en honor a todos los que sirvieron bajo la bandera estadounidense

(afp_tickers)

Decenas de miles de motociclistas desfilaron este domingo por el corazón de Washington en el "Rolling Thunder", una ruidosa peregrinación en honor a todos los que sirvieron bajo la bandera estadounidense.

Las motos provenientes de todos los rincones de Estados Unidos, a menudo decoradas con grandes banderas nacionales, se desplazaron alrededor del Mall, la gran explanda de la capital federal, bajo los ojos de decenas de miles de espectadores.

Rolling Thunder nació en 1988, por iniciativa sobre todo de Ray Manzo, un excombatiente en Vietnam que quería llamar la atención de la opinión pública y del gobierno sobre los soldados estadounidenses que siguen desaparecidos desde la guerra de Vietnam.

El primer año se reunieron de 3.000 a 5.000 motociclistas, militares y exmilitares, pero en los años siguientes se disparó el número de participantes, hasta convertirse en la manifestación masiva de la actualidad.

Los organizadores estiman que cada año participan de la manifestación cerca de 900.000 personas entre espectadores y motociclistas.

El problema de los desaparecidos o de los prisioneros de guerra de Vietnam es menos llamativo hoy, a pesar de que cerca de 1.600 siguen considerados desaparecidos tras el conflicto terminado hace 40 años.

Pero los veteranos de Irak y Afganistán, como los de Vietnam, se sienten olvidados tras regresar a la vida civil, sobre todo en lo que concierne a un sistema de atención médica muy criticado.

Con Rolling Thunder, encuentran una forma de solidaridad entre ellos, y un contacto con el gran público que les devuelve el optimismo, explican.

"El gobierno no hace lo suficiente por comprender el desorden mental" de los veteranos de guerra, que tienen problemas psicológicos, dice Bob Vaillancourt, de 50 años y exmiembro del Ejército, quien da clases en una escuela secundaria.

AFP

 AFP internacional