Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una mujer visita una exposición de coches antiguos el 28 de abril de 2011 en Teherán

(afp_tickers)

Más de 12.000 personas se postularon para ser candidatas en las elecciones legislativas de febrero en Irán, informaron el sábado medios oficiales.

Al cierre de la presentación de las candidaturas el viernes, el número de aspirantes era de 12.123, en aumento de más del 100% respecto a las legislativas de 2012, según el ministerio del Interior citado por la agencia oficial Irna.

El número de candidaturas marca un récord desde la Revolución Islámica de 1979, pero disminuirá una vez que el Consejo de Guardianes de la Revolución las examine antes de publicar la lista definitiva el 9 de febrero.

Los comicios para renovar los 290 escaños del Parlamento se celebrarán el 26 de febrero.

Entre los precandidatos hay 1.434 mujeres, esto es un 11% del total, frente al 8% que representaban en 2012, indicó el ministerio del interior.

También aumentó, de 67% a 73%, el porcentaje de precandidatos de menos de 50 años.

Las legislativas se llevarán a cabo el mismo día que la elección de la Asamblea de Expertos, integrada por personalidades religiosas que supervisan las actividades del Guía Supremo, Alí Jamenei, y eligen a su sucesor en caso de fallecimiento o impedimento para ejercer sus funciones.

Un total de 801 clérigos postularon para ocupar los 88 asientos de esa instancia, pero la lista definitiva se publicará el 10 de febrero, igualmente después de su examen por los Guardianes de la Revolución.

El presidente iraní, Hasan Rohani, fue elegido en 2013 por un periodo de cuatro años, renovable una vez.

Rohani consagró la primera parte de su mandato a las negociaciones con las grandes potencias sobre el programa nuclear iraní, que desembocaron en un histórico acuerdo sellado el pasado 14 de julio.

El pacto prevé el próximo levantamiento de las sanciones internacionales contra Irán, lo cual debería permitir a Rohani, un religioso moderado, consagrar la segunda parte de su mandato a las reformas económicas y sociales.

Pero para ello, deberá contar con fuerte apoyo del Parlamento, actualmente dominado por conservadores, tanto de tendencia radical como moderada.

AFP