Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un árbol de Navidad iluminado frente a la Basílica de San Esteban, la mayor iglesia de Budapest, el 21 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

La Navidad llega con aires primaverales este año en Europa: un termómetro por encima de los 10 ºC en Escandinavia, cerezos en flor en Alemania y estaciones de esquí alpinas a la espera de una nieve que no llega.

"Es realmente Navidad en el balcón", resume el meteorólogo Frédéric Nathan, en referencia a un viejo proverbio francés que vaticina un invierno prolongado hasta Pascua si la Nochebuena es al aire libre.

De Gran Bretaña a Suecia, las temperaturas alcanzan niveles récord en todo el continente europeo.

"El domingo, un récord absoluto de temperatura fue alcanzado para un mes de diciembre en Finlandia, con 11,2 ºC en Kokemaki", localidad del suroeste del país, indicó el meteorólogo local a AFP. En Helsinki, el mercurio subió hasta 10,3º, un récord para la capital, donde la media de diciembre es negativa (-1º).

Los países vecinos también registran temperaturas excepcionales para la estación, al igual que todo el norte de Europa desde hace días.

En Estocolmo, el domingo hizo 12,6°. También un récord para diciembre, en que el promedio es de menos 1,7º. Igual en Estonia, con 11,3 °C en Tallin, donde la plusmarca anterior de diciembre fue de 10,6º (en 2006) y la media mensual habitual de -1°.

"También es notable la suavidad térmica en Londres", destaca Frédéric Nathan. El domingo, por ejemplo, hizo 16,9° en Saint-James Park y 16,4° en Heathrow.

- ¿Pista de patinaje o piscina? -

Unos 2.500 kilómetros más al este, Moscú también registra infrecuentes temperaturas positivas. "La media del lunes (+5 ºC) es casi 12 ºC superior a la normal de la estación (-6,5º)", indicó a AFP Nikolaï Terechonok, jefe del departamento meteorológico para Rusia Central y Moscú.

En la Plaza Roja, la pista artificial de patinaje sobre hielo cerró el lunes por "razones técnicas". "Dejó de ser una pista de patinaje, es un lindo estanque", explicó a AFP la portavoz del establecimiento. Ninguna de las 1.200 pistas naturales de la ciudad abrieron aún este año.

En San Petersburgo, a orillas del Báltico, con 11º por la mañana, el termómetro superó en 5º el récord anterior en este período del año.

"¿Hacer esquí? ¿Dónde? No entendemos nada. ¿Estamos todavía en otoño o ya llegó la primavera?", dice Natalia Afanassieva, administradora de la estación de esquí Tuttari Parc, cerca de San Petersburgo.

La naturaleza tampoco entiende y parece perder la brújula.

En el Reino Unido, los junquillos florecieron antes de que comience siquiera el invierno, este martes 22 de diciembre, observa Guy Barter de la Royal Horticultural Society.

El campo de golf de Dornoch en Escocia anuncia en su cuenta de Twitter que "las segadoras han regresado a los greens" a causa de las temperaturas clementes que hacen crecer el césped.

En la ciudad alemana de Dresden florecieron los cerezos.

Los climatólogos evitan vincular el fenómeno con el cambio climático, aunque sostienen que la tendencia general al calentamiento acentuó un año 2015 particularmente marcado por la suavidad de las temperaturas.

AFP