Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El equipo del técnico nepalí Purushottsam Neupane colocando un panel solar en el tejado de una casa en Katmandú, el 20 de enero de 2016

(afp_tickers)

Pankaj Shrestha, consultor en gestión de empresas, ha decidido invertir en paneles solares para su casa en Katmandú, harto de los interminables cortes de electricidad provocados por la falta de carburante que asfixia a Nepal desde hace varios meses.

"En un primer momento no teníamos gas doméstico, por lo que compramos una cocina eléctrica. A continuación, nos cortaron la electricidad. ¿Cómo podíamos cocinar?", recuerda este hombre de 52 años.

Ante los cortes de electricidad de hasta 15 horas diarias y la explosión del precio del fuel que alimenta los generadores, el sector de la energía solar en Nepal espera un aumento de sus ventas.

Aunque millones de nepalíes pobres no pueden permitirse comprar paneles solares, los actores del sector estiman que el bloqueo petrolero obligará a una desesperada clase media a volver su mirada hacia las energías renovables.

"Nosotros ya hemos registrado un aumento anual del 10% de los hogares que utilizan energía solar", dice Ram Prasad Dhital, jefe del organismo público de promoción de energías renovables, Alternative Energy Promotion Centre.

"El interés se refuerza en las zonas urbanas con la crisis del combustible. Nosotros estimamos un crecimiento exponencial [del sector solar] en los próximos años", añade el responsable público, que lo considera una elección "ideal" para muchos nepalíes.

- Mercado negro de hidrocarburos -

Nepal, históricamente dependiente de la vecina India para su abastecimiento en petróleo y gas doméstico, afronta una escasez de energía a causa del bloqueo de su frontera con India desde hace más de cuatro meses.

La minoría étnica de los madhesis bloquea un estratégico paso fronterizo para protestar contra la nueva Constitución adoptada en septiembre en Nepal que, según ellos, los margina políticamente.

Y al caer la noche, largas filas de espera se forman en las estaciones de servicio, al tiempo que prospera un mercado de fuel y de gas doméstico de contrabando.

Los grupos de energía solar habían hasta el momento centrado su estrategia en los hogares rurales privados de conexión a la red eléctrica, beneficiándose de las subvenciones de oenegés o del gobierno que permitieron la instalación de paneles solares en 750.000 viviendas.

No obstante, en enero, un gran número de empresarios y clientes potenciales de clase media se reunieron en un salón de energías limpias en Katmandú, donde las ventas de sistemas solares sobrepasaron los 18 millones de dólares en tres días. Además, los 90 participantes tuvieron problemas para hacer frente a la demanda, según los organizadores.

Pankaj Shrestha pagó prácticamente 6.500 dólares por un sistema capaz de producir 4.200 vatios de energía solar, que instalaron en su casa el mes pasado. "Fue una muy buena decisión. Ahora ya no sabemos cuándo cortan la electricidad ni cuándo regresa. Y ya no tenemos que hacer cola", dice el consultor a AFP.

- ¿Solar o hidroeléctrica? -

Nepal se beneficia de más de 300 días soleados cada año, mucho más que el número uno mundial de la energía solar, Alemania, lo que le convierte en un país ideal para su desarrollo.

Los inversores extranjeros se quejan no obstante de las trabas administrativas y un grupo noruego anunció a principios de enero su renuncia a un proyecto de 1.500 millones de dólares. La capacidad de electricidad hidroeléctrica instalada en Nepal es únicamente de 800 megavatios, es decir, un 1,9% de su inmenso potencial.

"Los proyectos hidroeléctricos son de gran alcance y necesitan muchas inversiones y tiempo", señala Dipak Bahadur Shahi, presidente de la asociación nepalesa de productores de electricidad solar. "El sector solar está, por su parte, en manos del privado y podemos responder rápidamente a la demanda", añade.

La energía solar, sin embargo, continúa siendo muy cara para muchos hogares y empresas en este país, donde los ingresos anuales por casa alcanzan los 700 dólares. Una instalación de 120 vatios, capaz de alimentar seis bombillas y recargar un ordenador portátil o un celular, cuesta unos 400 dólares.

Con todo, la escasez de carburante ha atraído realmente nuevos clientes. Dinesh Shrestha, presidente del Nepalgunj Medical College, planea instalar un sistema solar para su campus de 700 estudiantes.

"Es imposible saber cuándo terminará la crisis energética en Nepal", dice Shrestha a AFP. "Nosotros gastamos millones cada año en los generadores diésel. La energía solar no es económica, pero es una inversión única".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP