Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante un evento en Jerusalén el 12 de enero de 2016

(afp_tickers)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que quiere reforzar su autoridad política, consiguió este miércoles ser declarado candidato único a las primarias de su partido de derecha, el Likud.

Las primarias, que debían celebrarse el 23 de febrero, fueron anuladas ante la falta de adversarios. Netanyahu encabeza el Gobierno israelí desde 2009, y el Likud desde 2005.

Sus opositores denunciaron una campaña inútil y costosa (cuatro millones de séqueles, un millón de dólares), destinada a asentar su poder político.

"Se aseguró de que fuese el único candidato", estimó Gayil Talshir, profesor de ciencias políticas de la universidad hebraica de Jerusalén. "Quería asegurarse de que fuese el único, de ser el jefe del Likud antes de las próximas elecciones", añadió.

En el sistema electoral proporcional israelí, los jefes de filas de los partidos representados en la Knesset (Parlamento) son los candidatos automáticos al cargo de primer ministro.

Netanyahu, de 66 años, es el líder absoluto de la derecha israelí. Logró apartar a todos sus rivales y acumula los cargos de ministro de Relaciones Exteriores, de Economía y de Interior, además del de primer ministro.

- Un ardid político -

En diciembre, con motivo de las elecciones al comité central del Likud, logró adelantar las primarias, dejando muy poco tiempo a sus rivales para organizar una campaña.

El domingo, fecha tope para la presentación de candidaturas, confirmó que era el único candidato.

"Es una de las formas más ridículas de gastar cuatro millones de séqueles procedentes de las arcas del Estado", escribió el columnista Ben Caspit en el periódico Maariv.

Muchos analistas estiman que Netanyahu se empeña en celebrar primarias para que su legitimidad no se pueda poner en entredicho.

"Si no es elegido, en dos años, sus opositores podrán decir: 'Usted ha sido nombrado, no electo, debemos celebrar primarias'", afirma Shmuel Sandler, profesor de ciencias políticas de la universidad de Bar-Ilan.

Ben Caspit y otros analistas estiman que los votantes deberían al menos estar autorizados a especificar en las papeletas si están "a favor" o en "contra" de Netanyahu, en vez de verse obligados a utilizar las en blanco para expresar su oposición.

Algunos detractores del jefe del Gobierno lo tachan incluso de dictador en ciernes.

Los sondeos no son muy favorables a Netanyahu, que suscita sólo un 32% de opiniones satisfactorias entre los israelíes. La opinión pública le critica su incapacidad a poner fin a una oleada de ataques palestinos, en particular con arma blanca, desde el comienzo de octubre.

Su esposa, Sara, está siendo interrogada en una investigación policial. Se sospecha que el matrimonio habría utilizado fondos públicos para realizar compras y reparaciones en su domicilio.

El Likud domina la política, muy por delante de sus rivales de izquierda de la Unión Sionista, según los analistas, que insisten en la estatura de Netanyahu a nivel nacional.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP