Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, el 19 de julio de 2017 en Budapest

(afp_tickers)

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu denunció el miércoles las exigencias "absurdas" de la Unión Europea hacia Israel, alabando en Budapest a los dirigentes de Europa del Este que respaldan a su país frente a las "críticas" de la UE.

Netanyahu, que busca a aliados en el escenario internacional, comenzó el lunes una visita a Hungría, la primera de un dirigente israelí al país desde la caída del comunismo en 1989.

Durante un encuentro con sus homólogos húngaro, polaco, checo y eslovaco el miércoles, el primer ministro reprochó la actitud de la UE para con Israel, según sus propias palabras que, al parecer, se difundieron por error al exterior de la sala donde se celebraba la reunión a puerta cerrada.

"La Unión Europea es la única asociación de países en el mundo que condiciona sus relaciones con Israel (...), en todos los ámbitos, a cláusulas políticas", denunció Netanyahu, según una grabación conseguida por la AFP. "Es absurdo, absolutamente absurdo", dijo.

Las instituciones europeas suelen criticar a Israel por la construcción de nuevas colonias judías en los Territorios Palestinos o por la falta de avances en el proceso de paz israelo-palestino.

El primer ministro israelí comparó la intransigencia de Bruselas a China, Rusia e India que "no se interesan por las cuestiones políticas".

"No debiliten a un país occidental que defiende los valores de Europa, los intereses de Europa e impide una nueva llegada de migrantes hacia Europa (...) Antes de atacar a Israel, apoyen a Israel", declaró. "Europa debe decidir si quiere vivir y prosperar o si quiere marchitarse y desaparecer", añadió.

- 'Mucho que ofrecer' -

El dirigente israelí defendió la misma postura durante una rueda de prensa en presencia de los líderes de los cuatro países de Europa del Este que, a menudo, también mantienen relaciones tensas con Bruselas y sus socios europeos.

"En Europa ha llegado la hora de replantearse la relación con Israel", ya que ésta tiene "mucho que ofrecer" a la UE, por ejemplo en materia de seguridad y tecnología, opinó Netanyahu.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, abogó asimismo "por que la cooperación entre la UE e Israel vuelva a la senda del sentido común".

Los cuatro países del Este se comprometieron a trabajar para "reforzar" los vínculos entre la UE e Israel, según una declaración común.

Muchos observadores subrayaron las afinidades entre Netanyahu y su anfitrión, el conservador Orban, que encabeza desde 2010 una mayoría gubernamental contraria a la inmigración musulmana, ardiente defensora de su soberanía nacional y que muestra su simpatía por el presidente estadounidense Donald Trump.

El martes, Orban había calificado a Netanyahu de "patriota" con el que comparte "la idea de protección de las fronteras exteriores".

Esta visita de Netanyahu a Hungría ha tenido lugar en un ambiente de polémica, fruto de la cruzada lanzada contra el millonario estadounidense de origen judío húngaro George Soros por Orban, acusado de avivar el antisemitismo.

Budapest rechazó esas acusaciones y afirmó que sólo pretendía atajar el "peligro" político que representa Soros.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP