Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, aguard al presidente de Ruanda el 10 de julio de 2017 en Jerusalén. Netanyahu se reunirá por primera vez con el presidente francés, Emmanuel Macron

(afp_tickers)

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se reunirá el domingo por primera vez con el presidente francés, Emmanuel Macron, y ambos participarán en la conmemoración de la redada de judíos del Velódromo de Invierno llevada a cabo en 1942 por la policía francesa.

Netanyahu parte de Israel en medio de fuertes tensiones debido al ataque del viernes en Jerusalén, que dejó cinco muertos -dos policías y los tres atacantes- y motivó el cierre de la Explanada de las Mezquitas.

El primer ministro se ve además amenazado por un escándalo de corrupción en torno a la compra de submarinos alemanes en el cual presuntamente están implicadas varias personalidades de su entorno.

Su viaje a París, donde asistirá a la conmemoración del 75º aniversario de la redada del Velódromo de Invierno, uno de los episodios más sombríos de la historia contemporánea francesa, suscitó críticas en Francia.

La asociación Unión Judía Francesa para la Paz (UJFP) consideró fuera de lugar que un dirigente israelí fuera invitado a conmemorar "un crimen de lesa humanidad franco-francés" y el Partido Comunista declaró que Netanyahu no transmitía un "mensaje de paz".

El 16 y 17 de julio de 1942, la policía francesa detuvo a 13.000 judíos en París, incluidos miles de niños que los nazis no habían reclamado.

Los judíos fueron deportados al campo de exterminio de Auschwitz, del cual sólo menos de un centenar regresó con vida.

Tras la ceremonia, Netanyahu, cuyo último viaje a París se remonta a enero de 2015, cuando participó en la gran marcha contra el terrorismo después de los atentados de Charlie Hebdo y un supermercado kósher, se entrevistará con Macron.

La presidencia francesa indicó este sábado que la visita permitirá "recordar la importancia del laicismo y la lucha incondicional contra cualquier forma de antisemitismo".

Netanyahu tendrá la ocasión de sondear las intenciones de Macron con respecto al conflicto israelo-palestino y a Irán, principal preocupación de Israel.

"Sobre el conflicto israelo-palestino, la línea es todavía bastante borrosa", indicó Jean-Paul Chagnollaud, especialista del tema palestino.

Macron, que recientemente recibió al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, reiteró el apoyo de Francia a la solución de dos Estados y condenó la colonización israelí, dos ejes tradicionales de la diplomacia francesa.

En cambio, no dijo si iba a reactivar la iniciativa francesa de su predecesor, François Hollande, que en enero de 2017 organizó una conferencia internacional sobre Oriente Medio que provocó la ira de Israel.

"Netanyahu es un formidable animal político y quiere asegurarse de que Francia no intervendrá más", consideró Chagnollaud.

Los presidentes Nicolas Sarkozy y François Hollande "esperaron tener buenas relaciones con Netanyahu y se desilusionaron bastante rápido", recordó.

El jueves, el historiador israelí Zeev Sternhell exhortó, en una tribuna en el diario Le Monde, a Macron a que fuera "firme frente a Netanyahu".

Las últimas negociaciones entre israelíes y palestinos fueron en 2014.

El conflicto atraviesa un período de baja intensidad, pero puede volver a estallar en cualquier momento.

"Es necesario que Francia y Europa se ocupen de la cuestión. Hay quizás una oportunidad debido a la situación en la Casa Blanca en este momento y los 'planes' de Donald Trump, que siguen siendo muy vagos y misteriosos", dijo a la AFP Elie Barnavi, exembajador de Israel en Francia.

Irán será otro tema de conversación entre Macron y Netanyahu.

"Lo que pasa en Siria nos concierne. Y Macron tuvo contactos con Rusia, se reunió con Putin, con Trump, tiene vínculos estrechos con Merkel", señaló Tsilla Hershco, investigadora de la universidad israelí de Bar Ilan.

AFP