Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, habla el 4 de septiembre de 2017 en la sede de la ONU, en Nueva York

(afp_tickers)

Irán puede convertirse en una nueva Corea del Norte si no se corrige el reciente acuerdo nuclear entre las grandes potencias y la república islámica, afirmó este martes la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley.

Donald Trump tiene que decidir antes de mediados de octubre si "certifica" o no ante el Congreso estadounidense que Teherán está respetando los términos del acuerdo de no proliferación firmado en 2015 por esos dos países y por otras cinco potencias (Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania).

El presidente debe renovar esa firma cada 90 días, y a pesar de que durante su campaña electoral prometió que "destrozaría" el convenio, lo ha ratificado ya en dos ocasiones.

Sin embargo, la próxima instancia es seguida particularmente de cerca, porque en las últimas semanas Washington ha denunciado en varias oportunidades la conducta de Irán en la materia.

Nikki Haley, en primera línea en este tema, no ha dado pistas sobre la decisión de Trump.

Dijo, sin embargo, que si el presidente "resolviera no dar su certificación tendría buenas razones" para hacerlo, según declaró durante una intervención ante el think tank American Enterprise Institute de Washington. Matizó de todas maneras que no está necesariamente de acuerdo con esa opción.

"Los dirigentes iraníes quieren utilizar el acuerdo para tomar al mundo como rehén", afirmó. "Si seguimos diciendo que 'lo veremos después' tendremos que hacer frente a una nueva Corea del Norte", advirtió.

Haley llamó a ver "el tablero en su conjunto" y no "cada pieza del rompecabezas por separado".

Consideró en particular que el respeto por parte de Irán de los límites técnicos para el enriquecimiento de uranio y de las centrifugadoras no era suficiente para certificar el acuerdo.

También repasó las razones históricas que tiene Estados Unidos para desconfiar de las intenciones del gobierno iraní, y afirmó que la administración del presidente Trump ve el convenio de 2015 como muy imperfecto, al no suprimir el programa nuclear iraní sino simplemente suspenderlo y no prever la realización de inspecciones internacionales a los sitios militares iraníes, entre otros puntos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP