Navigation

Nikki Haley vuelve a denunciar a Irán en la ONU por su actuación en Yemen

Nikki Haley habla durante la rueda de prensa en que afirmó que Irán fabricó el misil lanzado por los rebeldes hutíes de Yemen contra Arabia Saudí, este jueves 14 de diciembre en Washington afp_tickers
Este contenido fue publicado el 20 diciembre 2017 - 02:41
(AFP)

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, denunció nuevamente este martes a Irán por su comportamiento en Medio Oriente y sostuvo que la república islámica abastece en misiles a los rebeldes yemeníes hutíes.

"Podríamos estudiar sanciones contra Irán por sus violaciones al embargo sobre la venta de armas a Yemén", dijo a los otros 14 integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU durante una reunión sobre la no proliferación de armas nucleares.

"En los próximos días vamos a explorar esta opción y otras con nuestros colegas", dijo, sin agregar precisiones.

Rusia hizo saber de inmediato que no estaba de acuerdo con esta orientación.

"Ya es tiempo de parar el lenguaje de las amenazas y las sanciones", declaró el embajador adjunto de Moscú ante la ONU, Vladimir Safronkov. "Debemos concentrarnos en una cooperación y una confianza amplias", señaló.

Nikki Haley había organizado el 14 de diciembre una rueda de prensa en una base aérea estadounidense cercana a Washington para mostrar a la prensa partes de misiles recuperados y entregados a Estados Unidos por Arabia Saudita para respaldar las acusaciones contra Irán.

Este martes invitó a los demás integrantes del Consejo a ir a ver los fragmentos.

En un reciente informe, la ONU se mostró mucho más prudente sobre el origen iraní de esos cohetes y se limitó remarcar la necesidad de continuar investigando.

Los aliados europeos de Washington en el Consejo de Seguridad, como Francia, Reino Unid, Italia o Suecia, observan una prudencia similar, al tiempo que manifiestan su preocupación por la desestabilización de la región del Medio Oriente imputada en parte a Irán.

Arabia Saudita interceptó este martes al sur de Riad un misil balístico lanzado por los rebeldes yemeníes hutíes y acusó a Irán de participar en el intento de ataque, haciendo temer una nueva escalada de tensiones en Oriente Próximo.

Los hutíes proceden de la importante minoría zaidita, una rama del chiismo, que lleva años denunciando su marginación en Yemen.

Irán los apoya, pero desmiente entregarles armas. Según Teherán, las afirmaciones de Washington son "una acusación (...) infundada, irresponsable, provocadora y destructiva".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo