Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Bob Woodward en el Centro Yerba Buena para las Artes el 8 de octubre de 2014 en San Francisco, California.

(afp_tickers)

El expresidente estadounidense Richard Nixon "mintió" en 1972 sobre el impacto real de los bombardeos en Vietnam, en plena campaña para su reelección, según un undocumento secreto revelado en el nuevo libro de uno de los periodistasque estuvo en el origen del escándalo de Watergate.

Bob Woodward, el reportero de The Washington Post que en los años 1970 fue coautor de una famosa investigación que provocó uno de los mayores escándalos en la historia política de Estados Unidos y la renuncia del presidente Richard Nixon en 1974, edita este martes su libro "The Last of the President's Men".

El libro, del que el Washington Post publica extractos este lunes, está construido a partir de entrevistas a un exasesor de Nixon, Alexander Butterfield, uno de los protagonistas de las revelaciones del escándalo del Watergate y poseedor de miles de documentos confidenciales de la presidencia de la época (1969-1974).

En uno de estos documentos, de enero de 1972, difundido por el Washington Post, Nixon protesta ante su asesor en seguridad nacional, Henry Kissinger, por el "nulo" impacto de años de bombardeos estadounidenses sobre Vietnam del Norte, Laos y Camboya.

"K. hace diez años que controlamos por completo el cielo de Laos y de V.Nam. Resultado: nada. Hay algo que no funciona en la estrategia o en la fuerza aérea", señala un comentario que el presidente republicano escribió de su puño y letra sobre un memorando dactilografiado dedicado a la evolución de las operaciones militares en Vietnam.

Un día antes de redactar esta nota, en enero de 1972, Nixon había sido entrevistado por la cadena de televisión CBS sobre el impacto de las operaciones aéreas estadounidenses en Vietnam, recuerda Woodward en su libro.

"Los resultados han sido muy, muy eficaces", había asegurado entonces el presidente.

Según Woodward, "los bombardeos no funcionaban, pero Nixon los defendió y los intensificó para aumentar sus posibilidades de reelección (en noviembre de 1972, ndlr). Afirmar que bombardear era militarmente eficaz era una mentira y Nixon prueba claramente aquí que lo sabía" .

Gracias a sus contactos, como el famoso "Garganta profunda", Woodward y su colega Carl Bernstein recabaron informaciones sobre las prácticas del gobierno de Nixon, entre ellas el robo al local del Partido Demócrata en Washington, en el edificio del Watergate, por exempleados de la Casa Blanca. Este escándalo condujo a la renuncia de Nixon en agosto de 1974.

AFP