Nueva Zelanda va establecer un equipo de investigadores dedicado solo a hacer frente al extremismo en línea, mientras el gobierno trata los fallos puestos en evidencia tras la matanza de Christchurch, anunció el lunes la primera ministra Jacinda Ardern.

Ardern ha intentado obligar a las compañías tecnológicas a que tomen medidas drásticas contra el material extremista, desde que un hombre armado mató a 51 fieles musulmanes de Christchurch en marzo, y difundió parte de la matanza en Facebook.

La primera ministra también admitió que el ataque, dirigido contra dos mezquitas en esta localidad de la Isla Sur, reveló que su propio gobierno necesitaba aumentar los recursos para frenar la propagación de la violencia en internet.

"Tendremos un equipo especial centrado en captar e interrumpir contenido extremista violento en nuestros canales digitales", dijo.

"Funcionará de una forma parecida a cómo buscamos material de explotación sexual infantil, trabajando con los proveedores de contenido en línea para captar y suprimir contenido nocivo", precisó.

Según Ardern, el departamento de Asuntos Internos contratará a 17 especialistas en tareas de investigación, forenses y de inteligencia para centrarse en el contenido extremista violento en línea.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes