Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una patrulla durante los operativos en Bélgica este 30 de diciembre.

(afp_tickers)

Las fuerzas de seguridad belgas multiplicaron los arrestos este jueves en Bruselas en relación con amenazas de atentados durante las fiestas de Año Nuevo en la capital belga.

"Seis personas fueron arrestadas para ser interrogadas", indicó en un comunicado la fiscalía, que añadió que se llevaron a cabo siete registros en Bruselas y sus alrededores.

La policía no encontró ningún arma pero se incautó de material informático y teléfonos, que están siendo analizados.

En un comunicado publicado por la tarde, la fiscalía indicó que tres de los arrestados fueron liberados tras ser interrogados. "Para las otras tres personas, la detención fue prolongada de 24 horas", añade la nota.

También se mantuvo la detención preventiva para Said S., un belga de 30 años, y Mohamed K., de 27 años, inculpados el martes "por amenazas de atentado y participación en las actividades de un grupo terrorista".

Según la fiscalía, planeaban atentar contra "lugares emblemáticos de Bruselas".

Una fuente cercana a la investigación aseguró el miércoles a la AFP que la policía vigilaba a un grupo de moteros, los "Kamikaze Riders", al que pertenecían esos dos individuos, según los medios belgas.

También seguía adelante la investigación sobre los atentados que dejaron 130 muertos el 13 de noviembre en París. Este jueves, un joven de 22 años se convirtió en el décimo inculpado en Bélgica "por asesinatos terroristas y participación en las actividades de un grupo terrorista".

Ayoub B. fue detenido el miércoles durante un registro policial en una vivienda de Molenbeek-Saint Jean, un barrio de Bruselas por donde han transitado varias células yihadistas.

La policía ya había registrado ese domicilio tres días después de los atentados de París, según los medios belgas. La cadena pública RTBF asegura que los investigadores habían encontrado entonces "rastros" del paso de Salah Abdeslam, uno de los principales sospechosos huido.

El diario Het Laatste Nieuws informó el jueves de que la casa pertenece a una familia cercana a Abdeslam, de la cual cinco miembros partieron a Siria.

La revelación el martes de las amenazas de atentados en Bruselas, que ya se encontraba en alerta, llevó las autoridades a anular el lanzamiento de fuegos artificiales y las festividades de Nochevieja por razones de seguridad.

El burgomaestre (alcalde) de la capital, Yvan Mayeur, decidió "no correr ningún riesgo" tras consultar al centro de evaluación de amenazas.

"Hay que estar alerta... pero por lo demás hay que descorchar botellas de champán y beberlo", declaró Yvan Roque, presidente de la principal federación de hosteleros y restauradores de Bruselas.

Desde los atentados de París y los seis días de máxima alerta terrorista decretados a continuación en la capital belga, la frecuentación de los hoteles se redujo en un 55%, aseguró Roque a la AFP.

AFP