Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía israelí revisa un joven palestino en la Puerta de Damasco en la entrada de la Ciudad Vieja al este de Jerusalén, el 13 de octubre de 2015.

(afp_tickers)

El Gobierno israelí adoptó la noche del martes al miércoles nuevas medidas para luchar contra las violencias palestinas, que registró un nuevo capítulo a lo largo del día con la muerte de tres israelíes en dos atentados en Jerusalén.

"El gabinete de seguridad decidió varias medidas para luchar contra el terrorismo, sobre todo autorizar a la policía a cerrar o imponer un toque de queda en los barrios de Jerusalén en caso de fricciones o incitaciones a la violencia", declara un comunicado de la oficina del primer ministro, Benjamin Netanyahu.

"El gabinete autorizó sobre todo que además de la demolición de las viviendas de terroristas, no se autorizará ninguna construcción nueva en esos lugares, serán confiscadas las propiedades de los terroristas y revocado el permiso de residencia en Israel", según el comunicado.

Netanyahu había prometido el martes ante el Parlamento que emplearía "todos los medios a nuestro alcance para traer la calma".

El Gobierno "va a decidir hoy mismo medios suplementarios fuertes" que "se llevarán al terreno lo antes posible", había anunciado el primer ministro.

Washington condenó los dos ataques de Jerusalén. "Estados Unidos condena con la mayor fuerza los ataques terroristas de hoy (martes) contra civiles israelíes", declaró el secretario norteamericano de Estado, John Kerry, en conferencia de prensa en Boston. Kerry exhortó a las autoridades israelíes y palestinas a restablecer la calma.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "condenó todos los actos de terrorismo a los que asistimos en Israel y Palestina", según su portavoz. "El uso aparentemente excesivo de la fuerza por las fuerzas de seguridad israelíes también es preocupante y debe ser examinado seriamente", dijo Ban.

Por la mañana, dos palestinos sembraron el terror al disparar en un autobús de Jerusalén Este, con un balance de dos muertos y varios heridos. Este atentado no dejará sin duda de reavivar, en una ciudad muy nerviosa, el recuerdo de las Intifadas de 1987 y 2000, con los transportes públicos como blancos prioritarios.

Este ataque es el primero con arma de fuego en Jerusalén desde el inicio de la ola de violencia, el 1 de octubre -provocada por el asesinato de dos colonos-, que causó siete muertos entre los israelíes y unos 30 entre los palestinos, entre ellos varios autores de atentados.

Un ataque concomitante con coche-ariete y cuchillo causó la muerte de un israelí en Jerusalén Oeste.

- 'Operaciones heroicas' -

La tensión seguía viva en Cisjordania ocupada, donde los palestinos estaban convocados el martes a una "jornada de la ira" y numerosos choque opusieron a cientos de jóvenes que arrojaban piedras y a los soldados israelíes en Bet El, cerca Ramala, Qalandiya y Belén.

Un palestino de 28 años murió en los enfrentamientos, según fuentes médicas.

En Gaza, un millar de jóvenes lanzaron piedras y artefactos incendiarios contra el punto de acceso de Erez, una suerte de fortaleza israelí situada en la barrera de seguridad que rodea al territorio palestino. Al menos 32 palestinos resultaron heridos por disparos israelíes, según socorristas palestinos.

Dos de los tres palestinos autores de los atentados del martes, otro resultó herido por disparos. El único sobreviviente es miembro de Hamas, aseguró la seguridad interior israelí.

La organización islamista Hamas saluda unas "operaciones heroicas" y estima que "la intifada se intensifica", declaró el portavoz Sami Abu Zuhri a la AFP.

Pocos minutos después del atentado en el autobús, un hombre embistió con su automóvil una parada de autobús de un barrio ultraortodoxo de Jerusalén Oeste, matando a una persona e hiriendo a otra ligeramente.

- Cientos de heridos -

Vídeos de cámaras de vigilancia difundidas en internet muestran al conductor que sale del coche y se ensaña al menos con una persona utilizando un cuchillo muy largo. Luego, unos agentes le disparan. La policía indicó que el agresor falleció después como consecuencia de sus heridas.

Por la mañana, un palestino hirió a cuatro personas, una de gravedad, en Raanana, al norte de Tel Aviv, en un ataque con arma blanca cuyo autor fue capturado, según la policía.

Además de los más de 30 muertos en las violencias, un centenar de personas resultaron heridas por parte israelí y cientos por parte palestina desde el 1 de octubre, según los socorristas de ambas partes.

Saeb Erakat, número dos de la Organización de Liberación de Palestina (OLP), anunció que llevó a la Corte Penal Internacional (CPI) la manera con que las fuerzas israelíes neutralizaron los últimos días a algunos autores de atentados. En conferencia de prensa en Ramala, Erakat habló de "ejecuciones extrajudiciales".

AFP