Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Pierre Nkurunziza, pronuncia un discurso durante su ceremonia de jura de su tercer mandato como presidente de Burundi, el 20 de agosto de 2015 en Bujumbura

(afp_tickers)

Nueve personas murieron en un barrio opositor de Buyumbura, horas antes de que la policía lanzara una vasta operación para buscar armas, en un nuevo episodio de violencia que hace temer una escalada en Burundi.

Las nueve personas fueron "ejecutadas" el sábado por la noche en un bar, denunció el alcalde de la capital, Freddy Mbonimpa.

La comunidad internacional teme un conflicto étnico a gran escala, aunque la presidencia del país africano aseguró el sábado que no hay ni "guerra" ni "genocidio".

Los opositores protestan contra la intención del presidente, Pierre Nkurunziza, de presentarse a un tercer mandato.

En Buyumbura, centenares de policías rodearon este domingo de madrugada el barrio opositor de Mutakura, en el norte de capital, donde registraron varias casas buscando armas, indicaron unos testigos. "La policía empezó la operación de búsqueda de armas en Mutakura", dijo el alcalde Freddy Mbonimpa, asegurando que los registros se efectúan "de manera profesional, porque los policías tienen detectores de armas".

El presidente Nkurunziza había dado a sus opositores hasta el sábado por la noche para "deponer las armas" a cambio de una amnistía y advirtió de que luego la policía podría usar "todos los medios" a su disposición.

La oposición, la sociedad civil y una parte de sus partidarios consideran que un tercer mandato es contrario a la constitución y a al acuerdo de Arusha, que puso fin a la guerra civil (1993-2006).

El presidente de la vecina Ruanda, Paul Kagame, acusó al gobierno de Burundi de "masacrar a su pueblo" y dijo que la situación recordaba la de su propio país en 1994, cuando un genocidio acabó con la vida de 800.000 personas, en su mayoría de la minoría tutsi, por un gobierno predominantemente hutu.

AFP