Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro británico para el Brexit, David Davis (i), y el negociador europeo, Michel Barnier, comparecen ante la prensa el 28 de agosto de 2017 en Bruselas

(afp_tickers)

El nuevo ciclo de negociaciones entre Bruselas y el Reino Unido para el Brexit comenzó este lunes en un ambiente marcado por la desconfianza y la pugna entre la postura europea de abordar primero los detalles del divorcio y la británica de querer negociar en paralelo el tema comercial.

Esta tercera ronda de diálogos, que concluirá el jueves, comenzó por la tarde en la sede de la Comisión Europea, presidida por Michel Barnier, el negociador de la Unión Europea (UE), que buscará acercar posiciones con David Davis, el ministro británico a cargo del Brexit.

La reunión no empezó bajo los mejores auspicios, tras las declaraciones de ambas partes.

"Para ser sincero, estoy preocupado. El tiempo pasa deprisa (...) Debemos empezar a negociar seriamente", declaró Barnier este lunes en la sede de la Comisión Europea, en una breve declaración junto a Davis.

"Para el Reino Unido, la semana que viene debe permitir hacer avanzar las conversaciones técnicas sobre todos los temas", le respondió David, repitiendo el final de su frase: "todos los temas".

En los últimos días, Bruselas había tomado nota de la voluntad británica de abordar los futuros acuerdos comerciales en paralelo al divorcio de la UE, aunque había asegurado que sólo lo haría una vez se hubieran alcanzado "los progresos suficientes en los términos de una salida ordenada".

Una fuente británica había instado por su parte a la UE a no rezagarse y a ser "flexible".

"Trabajamos respetando el mandato" de la negociación dada por los dirigentes de los países que siguen en la UE, reaccionó este lunes una portavoz de la Comisión, interrogada por la prensa sobre este llamamiento a la "flexibilidad".

- "Una brecha muy grande" -

El tiempo pasa y se acerca la fecha límite para la salida, finales de marzo de 2019. Sin embargo, una fuente europea dijo el viernes que el problema no es la falta de tiempo.

"Si uno mira dónde estamos y dónde deberíamos estar (...), hay una brecha muy grande", se lamentó el funcionario, que estimó que es "poco probable" que se cubran las distancias esta semana.

Davis dijo el lunes pasado que piensa que el Reino Unido ha "trabajado duro" en sus propuestas y señaló que el gobierno acababa de publicar una serie de documentos sobre varias aristas del Brexit.

"Estamos listos para ponernos manos a la obra y a trabajar una vez más", agregó.

Pero, para Bruselas, la mayor parte de las propuestas de Londres abordan "la relación futura" con la UE, que los 27 se niegan a negociar antes de sellar los términos del divorcio.

- "Moneda de cambio" -

Para la UE, los puntos prioritarios son el futuro que espera a los ciudadanos europeos en el Reino Unido, la factura del divorcio y las propuestas para la frontera entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

Según un alto cargo europeo, los británicos "habían prometido una presentación oral sobre su análisis jurídico" sobre el reglamento financiero para el Brexit, un asunto explosivo sobre el que Bruselas ha criticado en varias ocasiones el silencio de Londres.

Según varios negociadores europeos, no se espera "ningún avance" en este ciclo, cuyo objetivo es llegar rápidamente a un acuerdo con Londres sobre el método para calcular los montos, sin hablar todavía de las cifras.

Para los europeos, la factura que deberán pagar los británicos oscila entre 60.000 y 100.000 millones de euros, mientras que, según la prensa del Reino Unido, Londres estaría dispuesto a pagar hasta 40.000 millones.

Sobre el tema de Irlanda, la UE dijo estar "un poco preocupada" por el vínculo trazado por Londres "entre el futuro del proceso de paz irlandés y la relación futura" con los 27, explicó un responsable europeo.

"Es muy importante que el proceso de paz no se convierta en una moneda de cambio", insistió.

Con respecto a los derechos de los expatriados tras el Brexit, uno de los principales obstáculos es el rechazo del Reino Unido de que la Corte de Justicia de la UE garantice directamente los derechos de los europeos en suelo británico.

Para Barnier, en una hipótesis ideal, en una cumbre a finales de octubre, los 27 deberían poder abordar temas que mostraran que ha habido "progresos suficientes".

Esto hubiera permitido abordar de forma paralela un diálogo sobre las futuras relaciones comerciales con Londres.

Pero, según una fuente diplomática, el negociador jefe de la UE expresó recientemente sus "dudas" sobre este marco, debido a los magros avances.

Durante esta ronda de conversaciones, el ex primer ministro británico, Tony Blair, contrario al Brexit, será recibido el jueves por el presidente de la Comisión, Jean-Claude-Juncker. No hay que ver "ningún complot", insistió un portavoz del ejecutivo europeo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP