Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El papa Francisco saluda a los obispos al final de su audiencia general semanal en la Plaza de San Pedro, en El Vaticano, el 28 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Un nuevo escándalo estalló este lunes en El Vaticano con la detención del cura español Lucio Ángel Vallejo Balda, acusado de divulgar documentos confidenciales, un caso que recuerda las filtraciones que debilitaron el pontificado de Benedicto XVI.

Además de Vallejo Balda, de 54 años, miembro del Opus Dei, fue detenida y sucesivamente liberada Francesca Chaouqui, experta en comunicación y redes sociales, quien fue consultora para la reforma económica y organizativa de la Santa Sede.

Vallejo Balda fue detenido por orden del Promotor de Justicia, precisa la nota, que recuerda que la divulgación de noticias y documentos reservados es "un delito según la ley IX del Estado de la Ciudad del Vaticano, del 13 de julio del 2013".

En un comunicado, la influyente organización católica Opus Dei manifestó "su sorpresa y dolor" por la detención de Vallejo, que precisó pertenece a la "Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, asociación de presbíteros intrínsecamente unida" a la entidad.

Chaouqui, de 33 años, italiana de origen marroquí, fue liberada por "su colaboración en la investigación", tras haber prestado declaración el pasado fin de semana, añade la nota. La joven y bella asesora del Vaticano, considerada "una bomba sexy", era conocida por sus tuits polémicos y su amistad con uno de los periodistas que destapó los documentos del escándalo 'VatiLeaks' en 2012.

La sombra del caso 'VatiLeaks', que envenenó el pontificado de Benedicto XVI, planea otra vez en El Vaticano. En este caso, no se trata de documentos robados del escritorio del pontífice, sino de las cuentas del Vaticano y de personas designadas por el mismo papa Francisco para reformar las finanzas. En efecto, los dos detenidos eran miembros de la Comisión de Estudio sobre la Organización de las Estructuras Económicas-Administrativas de la Santa Sede (COSEA). La comisión fue creada en 2013 por Francisco y disuelta antes del año.

En el comunicado, El Vaticano recuerda también el caso del exmayordomo del papa Benedicto XVI, Paolo Gabriele, condenado en 2012 a 18 meses de cárcel por robar documentos sensibles del escritorio del pontífice.

- Grave traición a la confianza del papa -

"Se trata de una grave traición a la confianza otorgada por el papa", subraya la nota.

Según las denuncias de la prensa italiana, fueron robados datos importantes del ordenador del italiano Libero Milone, auditor externo, a quien El Vaticano pidió controlar sus finanzas en el marco de las reformas impulsadas por Francisco. Milone, designado por el mismo papa Francisco en el mes de junio, presentó el viernes una denuncia por violación de datos informáticos, indicó el diario Il Corriere della Sera.

El diario sostiene que fueron robados "documentos sobre las revisiones contables o sobre la reorganización en curso de los dicasterios (ministerios vaticanos)".

Dos libros, con revelaciones escandalosas sobre los asuntos financieros de la Santa Sede, firmados por los periodistas Emiliano Fittipaldi de L'Espresso y de Gianluigi Nuzzi, de la televisión Mediaset, van a ser publicados esta semana. El Vaticano anuncia en la misma not, que examinará los aspectos jurídicos y si es el caso, penales, de dichos textos y que pedirá incluso la colaboración "internacional", en referencia a las autoridades italianas. "Al igual que sucedió en el pasado, los libros que se publicarán en los próximos días son fruto de una grave traición a la confianza depositada por el papa y, por cuanto concierne a los autores, de una operación para obtener beneficios de un acto gravemente ilícito de entrega de documentación reservada", subraya la nota.

Uno de los libros 'Via crucis', de Nuzzi, es del mismo autor de 'Su Santidad: las cartas secretas de Benedicto XVI', con las cartas personales del pontífice robadas por su exmayordomo. "Publicaciones de este tipo no sirven de modo alguno para aclarar ni llegar a la verdad, sino para generar confusión y dar interpretaciones parciales y tendenciosas", explica el comunicado. "Hay que evitar totalmente que con ello se diga que se quiere ayudar a la misión del papa", concluye la nota, en referencia a la justificación del exmayordomo de Benedicto XVI, quien aseguraba que quería favorecer la imagen del pontífice alemán. La divulgación en el año 2012 de esos documentos debilitó el pontificado de Benedicto XVI, quien renunció al cargo en el 2013.

AFP