Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato presidencial francés por Los Republicanos, François Fillon, visita la Mediateca de GRand Troyes, en esta localidad del noreste de Francia, el 7 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El candidato presidencial de la derecha francesa, François Fillon, en pleno intento por salvar su campaña mermada por un escándalo financiero, sufrió este martes un nuevo revés después de que se revelaran nuevos pagos vinculados a presuntos empleos ficticios de su esposa.

La candidatura del hasta hace poco favorito al Elíseo se tambalea desde hace dos semanas después de que la prensa revelara que su esposa, Penelope Fillon, cobró más de 800.000 euros como asistente parlamentaria suya y de su suplente por un período de quince años.

Además, dos hijos del candidato cobraron 100.000 como asesores parlamentarios cuando aún eran estudiantes.

Hundido en los sondeos a menos de 80 días de los comicios presidenciales, Fillon trató de enterrar este escándalo financiero el lunes admitiendo que cometió un "error" en el plano moral al contratar a miembros de su familia, aunque insistió que no hizo nada ilegal.

No obstante, el semanal Le Canard Enchaîné, al origen de estas revelaciones, publica en su edición del miércoles nuevas revelaciones que podrían frustrar su intento dejar atrás este escándalo.

La publicación afirma que Penelope Fillon, además de los 830.000 euros que recibió por quince años como asistente parlamentaria, cobró 45.000 euros adicionales de indemnización por despido.

Recibió en agosto de 2002 "16.000 euros en concepto de indemnización, equivalente a cinco sueldos" pese a que un mes antes había encontrado trabajo como asistente parlamentaria del suplente de su marido, Marc Joulaud, indicó la publicación.

"La ley no prevé ese nivel de indemnización de despido para un colaborar parlamentario", afirmó el semanal.

Además, según la misma fuente, Penelope Fillon recibió en noviembre de 2013 "una indemnización de 29.000 euros" después de haber trabajado durante un año y como asistente de su esposo que fue elegido diputado nuevamente en 2012.

La publicación señaló también que la fiscalía que investiga el posible uso indebido de fondos públicos no ha encontrado "la mínima prueba material de los 15 años" de trabajo de Penelope Fillon en la Asamblea Nacional.

Fillon ha cuestionado la validez de la investigación abierta hace dos semanas por la fiscalía nacional financiera diciendo que viola el principio de separación de poderes entre el poder judicial y el poder legislativo.

En un desmentido emitido este martes, el candidato conservador acusó al semanario Canard Enchainé de publicar "mentiras", ya que las nuevas cifras habían sido declaradas pertinentemente.

El Canard Enchainé publicó informaciones "que no son nuevas y que comportan errores flagrantes" aseguró su comunicado.

Este martes Fillon viajó a la región del Aube, al noreste, para intentar recuperar el terreno perdido a menos de tres meses de la primera ronda de las elecciones del 23 de abril.

Este escándalo ha afectado profundamente su campaña a tal punto que, según los sondeos, perdió su título de favorito a la presidencia de Francia.

Las encuestas lo dan ahora eliminado en la primera vuelta de los comicios del 23 de abril, superado por la líder de la extrema derecha Marine Le Pen y el exministro de Economía del gobierno socialista, Emmanuel Macron.

En los últimos días varios políticos, incluso dentro su propio partido Los Republicanos (LR), habían evocado la posibilidad de remplazarlo por otro candidato de la derecha.

Según un sondeo publicado el martes, las explicaciones de Fillon no convencieron a los franceses. Apenas un 26% de las personas encuestadas estimaron que sus declaraciones fueron convincentes.

No obstante, más de un tercio considera que debe mantener su candidatura.

AFP