Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Simpatizantes de los chiíes hutíes durante una manifestación el 17 de diciembre de 2015 en Saná

(afp_tickers)

El presidente estadounidense Barack Obama consideró una "urgente necesidad" que sea respetado el cese al fuego en Yemén, que entró en vigor el martes, a fin de permitir un descenso del conflicto.

Obama expresó "la necesidad urgente de que todas las partes respeten el cese al fuego en Yemen" al jeque Mansur Ben Zayed Al Nahyan, de la familia real en Emiratos Árabes Unidos, durante una conversación telefónica, dijo la Casa Blanca.

El mandatario estadounidense también insistió en la necesidad de buscar una solución diplomática al conflicto, agregó el comunicado de la presidencia.

Las fuerzas leales al presidente yemení Abd Rabo Mansur Hadi, apoyadas por una coalición árabe, enfrentan desde marzo a una rebelión de chiitas hutíes, apoyados por Irán, que han tomado el control de numerosas regiones del país, entre ellas la capital Saná.

Este viernes los rebeldes chiitas, con ayuda de tribus locales, recuperaron la ciudad de Hazm, capital de la provincia de Jawf (norte).

Por su parte la defensa antiaérea saudí aseguró que interceptó un misil balístico disparado desde Yemen. Un segundo misil cayó en una zona desértica del reino.

Estos hechos echan por tierra una precaria tregua instaurada el martes para favorecer unas conversaciones de paz en Suiza.

Desde marzo, la guerra en Yemen ha causado unos 6.000 muertos y 28.000 heridos, entre ellos numerosos civiles, y ha afectado al 80% de la población, según la ONU.

AFP