Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Dos mujeres se abrazan durante una vigilia con velas en Roseburg, Oregon (EEUU), el 1 de octubre de 2015, tras la muerte de diez personas en un tiroteo en una universidad de la localidad

(afp_tickers)

La falta de iniciativas para establecer algún tipo de control de armas en Estados Unidos es una "decisión política" que debe enfrentarse, afirmó este viernes el presidente Barack Obama, un día después de una matanza en una universidad en Oregon.

"Voy a politizar este asunto porque nuestra falta de acción es una decisión política que estamos haciendo", dijo Obama, para quien la oposición al control de armas "se debe a la política, porque hay grupos que financian campañas y alimentan el miedo en la gente".

El mandatario reveló que "ya he pedido a mi equipo que analice que tipo de autoridad tenemos para hacer valer de forma más eficiente leyes ya existentes para poner las armas fuera del alcance de los criminales. Pero eso no cambiará hasta que la política cambie".

Visiblemente irritado, Obama dijo que en el mundo hay "decenas de millones" de jóvenes furiosos "que no salen efectuando disparos. Y la mayoría de las personas con problemas mentales no salen efectuando disparos".

Obama dijo que "no tiene sentido" la idea de que "hay algo en el carácter de los estadounidenses que genera esto".

Los niveles de violencia en Estados Unidos, afirmó, están en el mismo nivel que otros países de economía avanzada, pero señaló que la diferencia "está en la tasa de homicidios, en la violencia con armas de fuego. Está en la tasa de matanzas indiscriminadas".

Por esa razón, las personas que no aceptan esta situación deben ser tan firmes como "esos absolutistas que piensan que cualquier medida de control de armas es un asalto a su libertad, o una cosa de comunistas o un conspiración mía para permanecer en el poder".

- Un hombre taciturno -

Un hombre taciturno, solitario y contrario a la religión: así describen vecinos y familiares al autor del ataque que dejó 10 muertos en una universidad de Oregon.

"Es demasiado pronto para decir cuál era su motivación" al ingresar al campus del Umpqua Community College en Oregon y dispararle a la gente, declaró el viernes el comisario del lugar, John Hanlin.

Hanlin se negó a decir el nombre del tirador, que murió en un intercambio de disparos con la policía. "No quiero glorificar al tirador", sostuvo. Según medios estadounidenses se trata de Chris Harper Mercer, de 26 años.

Hanlin indicó que el atacante fue abatido por la policía porque estaba "armado hasta los dientes" y le disparaba a los agentes. La policía recuperó 13 armas del atacante, todas compradas legalmente.También se recuperaron un chaleco antibalas, cargadores y municiones.

El comisario no confirmó los testimonios acerca de que el atacante había preguntado a los estudiantes si eran cristianos antes de dispararles.

Según un hombre cuya hija resultó herida, el agresor ordenó a los estudiantes ponerse de pie si eran cristianos, antes de abrir fuego. "Decía: 'Bien, porque si eres cristiano verás a Dios en un segundo'", señaló Stacy Boylan a la cadena CNN.

En medio del pánico, los estudiantes de esta universidad se protegieron como pudieron.

Pero uno de ellos, un ex integrante del Ejército, Chris Mintz, enfrentó al atacante. "Intentó bloquear la puerta para impedir el ingreso del tirador, recibió tres balas, cayó al piso, miró al tirador y le dijo 'hoy es el cumpleaños de mi hijo'. Y recibió dos disparos más", contó Wanta Mintz.

Chris Harper Mercer había nacido en el Reino Unido antes de mudarse, de niño a Estados Unidos, indicó.

El padre del atacante, Ian, se declaró conmocionado y evitó hablar con los medios.

Un perfil de internet atribuido a Mercer lo describe como "no religioso, pero espiritual". La foto del perfil muestra a un hombre de cabeza rapada y complexión mediana, que se presenta como "amante, conservador, profesional, intelectual, introvertido".

- "Se ha tornado rutina" -

Los tiroteos en las escuelas son una triste realidad en la vida estadounidense, y muchas instalaciones han sido reforzadas en los últimos años, en particular después del sangriento ataque a la escuela elemental de Sandy Hook (Connecticut, noreste), en 2012.

En ese incidente, 20 niños y seis adultos resultaron muertos en un ataque perpetrado por Adam Lanza, de 20 años.

La peor masacre de la historia del país en tiempos de paz ocurrió el 16 de abril de 2007, cuando un estudiante de 23 años de origen coreano mató a 32 personas y se suicidó en el campus de la universidad de Virginia Tech, Blacksburg (Virginia, este).

AFP