Navigation

Obama defiende endurecimiento de sanciones contra Moscú por crisis en Ucrania

El presidente estadounidense, Barack Obama a su arribo para una rueda de prensa en la Casa Blanca en Washington, DC, el 16 de julio de 2014, sobre asuntos de política exterior. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 16 julio 2014 - 23:47
(AFP)

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo el miércoles que las nuevas sanciones contra Rusia por su papel en Ucrania pretenden dejar claro que Moscú no puede seguir actuando impunemente en ese país, una declaración que provocó una airada reacción del presidente ruso, Vladimir Putin.

"Lo que esperamos es que los líderes rusos se den cuenta de una vez por todas de que su accionar en Ucrania tiene consecuencias, fundamentalmente un debilitamiento de la economía rusa y un creciente aislamiento diplomático", dijo Obama durante una breve declaración en la Casa Blanca.

Obama indicó que "en coordinación con los aliados" había transmitido a Rusia "que debía detener el flujo de armas y combatientes hacia la frontera (...) y ejercer presión sobre los separatistas para liberar a los rehenes (representantes de la OSCE) y apoyar un cese el fuego".

"Hasta ahora Rusia no tomó ninguna de esas medidas", agregó el presidente, quien agregó que "el apoyo de Rusia a los separatistas y las violaciones de la soberanía de Ucrania continúan".

Antes de la declaración de Obama, el Departamento del Tesoro anunció un endurecimiento de las sanciones contra Moscú por la crisis en Ucrania, que afectarán a empresas de defensa, financieras y de energía.

El Tesoro dijo que las medidas, el golpe más duro hasta el momento de Washington contra la economía rusa, incluyen sanciones contra la gigante petrolera Rosneft y Gazprombank.

La lista de sanciones estadounidense también incluyen medidas contra los rebeldes de la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk, en el este de Ucrania.

El presidente Putin reaccionó inmediatamente al anuncio y afirmó este miércoles que las nuevas sanciones estadounidenses a su país causarán graves daños a la relación (de Washington) con Moscú y afectarán a los intereses norteamericanos.

"Sin duda alguna este asunto (las sanciones) llevan a las relaciones ruso-estadounidenses a un impasse y causan graves daños", dijo Putin, de visita en Brasilia, a la agencia Itar Tass.

El mandatario ruso añadió que está "convencido de que esto afectará a los intereses a largo plazo del Estado y el pueblo norteamericanos". Además, afirmó que para Moscú el fin del conflicto en Ucrania es de "interés vital".

- La UE también castiga a la economía rusa -

"Al imponer sanciones a entidades del sector financiero y energético, el Tesoro (estadounidense) aumenta los costos del aislamiento económico de Rusia", aseguró el departamento en un comunicado.

Rosneft, con creciente influencia desde que está dirigida por una persona cercana al presidente Vladimir Putin, Igor Setchin, sufrirá el congelamiento de sus eventuales haberes en Estados Unidos.

Las sanciones también prohíben a las empresas estadounidenses realizar transacciones con el gigante ruso, convertido a principios de 2013 en el primer productor de petróleo que cotiza en bolsa en el mundo.

La nueva serie de sanciones anunciada también afecta al banco del gigante del gas ruso Gazprom, el Gazprombank, y al banco público ruso VEB, uno de cuyos directivos es el primer ministro ruso, Dmitri Medvedev, según el comunicado del Tesoro.

Ocho empresas rusas que fabrican armas también fueron incluidas en la lista negra de Washington, anunció el Tesoro.

El anuncio se produjo en momentos en que los líderes de la Unión Europea (UE) también decidieron ampliar las sanciones contra Rusia, según fuentes diplomáticas.

La UE adoptó medidas punitivas contra entidades rusas a las que responsabilizan de atentar contra la integridad territorial de Ucrania, indicó una fuente diplomática. También decidieron suspender los programas financiados en Rusia por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD).

Las nuevas sanciones fueron impuestas luego de más de tres meses de enfrentamientos en Ucrania que han dejado más de 600 muertos y en momentos en que el conflicto amenaza con convertirse en guerra civil, con potenciales repercusiones en las vecinas naciones europeas.

Casi 50 civiles murieron desde el fin de semana en ataques aéreos y de artillería en Donetsk y Kugansk, en la región oriental rusohablante.

El viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkok, reaccionó ante la decisión de la UE y calificó a las nuevas sanciones como "escandalosas" y "totalmente inaceptables".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.