Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro británico, David Cameron, se estrechan la mano antes de una reunión en el número 10 de Downing Street, Londres, el 22 de abril de 2016

(afp_tickers)

El presidente estadounidense, Barack Obama, defendió apasionadamente en Londres la pertenencia del Reino Unido a la Unión Europea, recordando a los soldados estadounidenses caídos en las guerras por Europa.

"Los miles y miles de estadounidenses enterrados en Europa son el testimonio silencioso de lo entrelazadas que están nuestra seguridad y prosperidad", escribió Obama en un artículo publicado en el diario The Daily Telegraph.

Más tarde, en una conferencia de prensa con el primer ministro británico, el presidente mencionó algunos aspectos concretos negativos de la salida, por ejemplo en las negociaciones comerciales con Estados Unidos.

"El Reino Unido pasaría al final de la cola" en las negociaciones, dijo, reiterando que Londres "debe formar parte de la UE, y aunque es algo que los votantes británicos deben decidir, una parte de ser amigos consiste en ser honesto".

Obama empezó el artículo en el Telegraph recordando a su predecesor Franklin Roosevelt, el presidente que introdujo a Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, y recordó que, bajo instituciones como la UE, se han vivido "siete décadas de relativa paz y prosperidad en Europa". De este modo, Obama da un espaldarazo a Cameron, que pide mantener al país en la UE en el referéndum del 23 de junio.

La media de todos los sondeos revela ahora la ventaja de los partidarios de mantenerse en la UE (54%-46%), pero con un porcentaje de entorno al 10% de indecisos.

"Con la franqueza propia de un amigo, diré que el resultado de su decisión es un asunto de profundo interés para Estados Unidos", escribió en el Daily Telegraph, justificando su intervención en el debate, mal recibida por los partidarios de salir del bloque.

El presidente sostuvo que la membresía de la UE favorece la influencia de Londres en el mundo y ayuda a difundir los valores británicos.

La intensa defensa de la pertenencia británica a la UE hecha por Obama fue más allá de lo que esperaban los analistas.

"Es una gran sorpresa. Pensábamos que apelaría a la razón y sin embargo hizo un llamamiento muy apasionado desde el corazón. Es una intervención personal muy inusual", dijo a la AFP Richard G. Whitman, profesor de relaciones internacionales de la Universidad inglesa de Kent.

Un sondeo de Sky News reveló que el 25% de los británicos se sentirán más inclinados a votar a favor de quedarse en la UE tras las palabras de Obama, un 17% menos inclinados, y el resto igual que antes.

- "Veo a Churchill cada día" -

Se trata de la quinta visita de Obama al Reino Unido como presidente y probablemente la última, porque su mandato concluye este año, pero esta es sin duda la más polémica.

Unos 100 diputados euroescépticos habían firmado un manifiesto pidiéndole que no interviniera en la campaña electoral, sin éxito. Nigel Farage, líder del partido anti-UE Ukip, invitó a Obama a "ocuparse de lo suyo".

El alcalde de Londres, el conservador Boris Johnson, la figura más prominente del campo 'anti UE', acusó de "hipocresía" a Obama porque "los estadounidenses no aceptarían por nada en el mundo algo que se pareciera a la UE", escribió en una columna en el diario The Sun.

Además, provocó una polémica al desempolvar la vieja acusación a Obama de haber retirado un busto del líder británico Winston Churchill de la Casa Blanca, aventurando que el motivo podría ser que es "medio keniano" y odia al Imperio Británico.

Obama respondió en la conferencia de prensa que tiene un busto del líder británico a la entrada de su despacho privado y que lo ve cada día, "incluso los fines de semana cuando voy a ver un partido de baloncesto", pero que en la Oficina Oval prefirió colocar uno de Martin Luther King.

El nieto de Churchill, el diputado conservador Nicholas Soames, acusó a Johnson de presentar "un argumento estúpido e irrelevante" y le invitó a "madurar".

- El duque de Edinburgo al volante -

Obama y su mujer, Michelle, almorzaron con la reina Isabel II un día después de que ésta cumpliera 90 años.

"Nunca me había llevado un duque de Edimburgo", bromeó Obama, que fue recibido al llegar al castillo de Windsor por la reina y su marido, Felipe de Edimburgo, que a los 94 años condujo a todos en su vehículo hasta el interior de la fortaleza. "Puedo asegurar que el viaje fue tranquilo", añadió. Obama y su mujer regalaron a la reina un álbum fotográfico con las fotos de las visitas de la soberana a Estados Unidos.

Obama alabó a la reina: "es verdaderamente una de mis personas favoritas, es asombrosa, una joya para el mundo".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP