AFP internacional

El expresidente de EEUU Barack Obama y la canciller de Alemania, Angela Merkel, durante un evento el 25 de mayo de 2017, Día de la Iglesia Protestante, en la puerta de Brandenburgo, en Berlín

(afp_tickers)

El expresidente de EEUU Barack Obama y la canciller alemana, Angela Merkel, dijeron este jueves, en palabras del primero, de visita en Berlín, tener "el corazón roto" por el atentado que dejó 22 muertos el pasado lunes en Mánchester.

Obama y Merkel se reunieron, por primera vez desde el fin del mandato del estadounidense, con ocasión de un debate público sobre el estado del mundo este jueves en Berlín.

Barack Obama abrió las conversaciones, en un escenario instalado a los pies de la puerta de Brandeburgo, señalando que él y Merkel tenían "el corazón roto por las pérdidas de vidas humanas" en Mánchester y que estaban "en duelo junto a las familias" de las víctimas.

"Es un recuerdo de que existe este gran peligro que es el terrorismo y de que hay gente dispuesta a causar mucho dolor a otros solo porque son diferentes", dijo.

Interrogados tanto por jóvenes alemanes o estadounidenses como por responsables de la Iglesia protestante, que organizaba el encuentro, Merkel y Obama mostraron ante 70.000 personas su buen entendimiento, discutiendo de temas sobre la fe en política, la guerra, la crisis migratoria, la salud, la ayuda al desarrollo o los valores democráticos.

Este debate fue presentado como el primer "acontecimiento internacional de la Fundación Obama" y fue precedido de un almuerzo con la canciller.

Ni uno ni otro hablaron de la nueva presidencia, rica en polémicas, del actual mandatario estadounidense, Donald Trump.

A Merkel se la esperaba en Bruselas para una reunión de la OTAN con ocasión precisamente de la visita de Trump, que mantiene complicadas relaciones con sus aliados europeos.

El exjefe de Estado estadounidense debe por su parte desplazarse por la tarde a Baden-Baden, en el oeste de Alemania, para recibir un premio y pronunciar un discurso.

El encuentro entre Obama y Merkel se inscribía en el marco de las Jornadas de la Iglesia Protestante (del 24 al 28 de mayo), acontecimiento bienal marcado por los servicios religiosos públicos y las representaciones culturales. Este año, estas jornadas tienen un significado especial, ya que se cumplen 500 años de la Reforma.

AFP

 AFP internacional