Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un policía afgano vigila un puesto fronterizo entre su país y Pakistán el 17 de febrero de 2017

(afp_tickers)

Ocho policías locales afganos murieron envenenados por infiltrados talibanes que fingían ser como policías, informaron fuentes oficiales este sábado.

Los talibanes reivindicaron la operación, que ocurrió en el distrito de Nawshar, en la provincia de Zabul (sur) el viernes.

"Los infiltrados envenenaron primero a sus colegas y luego los remataron a balazos" informó a la AFP un portavoz provincial, Gul Islam Seyal, que precisó que los atacantes huyeron con armas y municiones.

El gobernador de Zabul, Bismillah Afghanmal, anunció la apertura de una investigación.

Un portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, explicó en un mensaje a los medios de comunicación que fueron otros agentes los que llevaron a cabo el ataque.

Los ataques realizados por infiltrados, como soldados o policías, son una de las mayores preocupaciones del régimen a lo largo de la guerra civil que se prolonga desde hace 15 años.

Esos ataques desmoralizan a las fuerzas de seguridad.

En un incidente similar el mes pasado, un policía afgano relacionado con los talibanes mató a 11 de sus colegas en retén de carretera en la provincia de Helmand.

Y el mes pasado dos soldados afganos presuntamente con vínculos talibanes mataron a unos 12 camaradas que dormían en la provincia de Kunduz (norte).

AFP