Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista general de una refinería de petróleo en la ciudad de Ras Lanuf, al norte de Libia, tomada el pasado 11 de enero

(afp_tickers)

Las tropas del mariscal Jalifa Haftar, que controla el este de Libia, lanzaron este martes una ofensiva para reconquistar dos importantes instalaciones petroleras al noreste del país, ocupadas a comienzos de marzo por grupos armados rivales.

"El mariscal Jalifa Haftar ordenó el martes liberar la zona petrolera", indicó Jalifa al Abidi, un portavoz de las fuerzas favorables a Haftar.

"Las fuerzas terrestres, navales y aéreas efectúan ataques conjuntos para purgar el puerto de Ras Lanuf de los grupos terroristas", añadió, precisando que la ofensiva apuntaba también al puerto de Al Sedra.

Las Brigadas de Defensa de Bengasi (BDB) se apoderaron el 3 de marzo del complejo petrolero de Ras Lanuf —que incluye un puerto y un aeropuerto— y del puerto cercano de Al Sedra.

Las fuerzas del mariscal Haftar califican de "terroristas" a las BDB. Los dos campos dieron informaciones contradictorias sobre la evolución de los acontecimientos, imposibles de verificar por ahora.

Libya al Hadath, un canal de televisión favorable a Haftar, anunció la reconquista de Ras Lanuf y la huida de las "bandas terroristas". Sin embargo, la agencia de prensa Bouchra, favorable a las BDB, afirmó que la ofensiva había sido rechazada.

Libia, desgarrada por luchas de poder desde la caída del régimen de Muamar el Gadafi, en abril de 2011, está dirigida por dos autoridades rivales.

Por un lado, el llamado Gobierno de Unidad Nacional (GNA) con sede en Trípoli, reconocido por la comunidad internacional.

Por el otro, un gobierno basado en el este del país y vinculado al mariscal Haftar, fundado por el autoproclamado Ejército Nacional Libio (ANL, por sus siglas en inglés).

El ANL había tomado en septiembre de 2016 el control de las principales instalaciones petroleras —Zueitina, Brega, Ras Lanuf y Al Sedra—, desde donde se exportaba la mayoría del oro negro libio.

El GNA negó cualquier relación con la escalada militar en la región petrolera, pero los analistas del International Crisis Group dicen que mantiene vínculos "complejos y ambiguos" con las BDB.

El GNA "negó oficialmente cualquier vínculo" con esa alianza heteróclita de milicias islamistas, pero "el ministro de Defensa del GNA y otros miembros apoyan al BDB", indicó el International Crisis Group, en un informe difundido la semana pasada.

AFP