Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unas víctimas de un atentado suicida reciben tratamiendo médico en un hospital en Miduguri (Nigeria) el 16 de octubre de 2015

(afp_tickers)

La ciudad nigeriana de Maidugari, cuna del grupo yihadista Boko Haram, sufre desde hace varias semanas una ola de atentados suicidas que ha causado decenas de muertos.

En las últimas 24 horas, 34 personas han muerto en dos series de atentados suicidas en la capital del Estado de Borno, en el noreste de Nigeria.

Este viernes, al amanecer, tres mujeres se han hecho explotar en el barrio de Umarari, al oeste de la ciudad, matando a cuatro personas e hiriendo a 17, según la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (NEMA). La víspera, dos personas perpetraron un atentado suicida durante la oración en una mezquita del barrio vecino de Molai, causando la muerte de 30 personas, según la misma fuente.

El primer suicida detonó sus explosivos al entrar en el edificio, y el segundo se hizo estallar poco después, cuando numerosos habitantes habían acudido a socorrer a las víctimas, un modus operandi propio de Boko Haram. Según los testigos, el número de víctimas de los ataques del jueves y este viernes podría superar los 60 muertos, el doble del balance oficial, que las autoridades suelen minimizar.

Boko Haram, que ha sufrido varias derrotas militares en 2015, atenta con mucha frecuencia en Maiduguri, lugar donde nació en 2002, aunque también ha demostrado su capacidad de golpear fuera del Estado de Borno.

A principios de octubre, el grupo yihadista llevó a cabo un atentado en Damaturu, en el Estado vecino de Yobe, matando a 14 víctimas. El "Estado Islámico en la provincia de África Occidental", nueva denominación de Boko Haram desde que juró lealtad,en marzo, al grupo Estado Islámico (EI), también reivindicó dos ataques suicidas en los que murieron 18 personas el 2 de octubre en Abuya, la capital de Nigeria, en el centro del país.

- Vencer a Boko Haram -

El grupo también ataca a los países vecinos -Chad, Camerún y Níger-, aliados militares de Nigeria en su lucha contra Boko Haram.

El presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, reafirmó el miércoles su objetivo de acabar antes de diciembre con la insurrección de la organización yihadista, que ha acabado con la vida de al menos 17.000 personas y causado 2,5 millones de desplazados desde 2009. Las fuerzas armadas están "en buena posición para cumplir con el plazo" que se les dio, afirmó Buhari en un comunicado. Según un recuento de la AFP, al menos 1.350 personas han muerto desde que este asumió el cargo, a finales de mayo.

El jefe de Estado Mayor de los ejércitos nigerianos, el general Tukur Burutai, aseguró este viernes que "los próximos días serán cruciales" para el futuro del país, en un mensaje para las fuerzas armadas.

La coalición formada por Nigeria, Chad, Camerún, Níger y Benín, recibió esta semana un apoyo importante por parte de Estados Unidos. El presidente Barack Obama anunció el miércoles el despliegue de 300 soldados estadounidenses en Camerún para ayudar en la lucha contra Boko Haram. Esas tropas se dedicarán a operaciones de información, vigilancia y reconocimiento aéreo y no combatirán directamente a los yihadistas, precisó la Casa Blanca. Se quedarán en Camerún "hasta que su apoyo ya no sea necesario", añadió la presidencia estadounidense.

AFP