Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato a la presidencia de Francia de Los Republicanos, Francois Fillon, el 16 de marzo de 2017, en Caen

(afp_tickers)

La primera vuelta de la elección presidencial en Francia, el 23 de abril, tendrá a once candidatos en liza, anunció el sábado el Consejo Constitucional, institución que vela por la constitucionalidad de las leyes y la regularidad de las elecciones y referendos.

Los aspirantes a llegar al Elíseo, sede de la presidencia francesa, obtuvieron los últimos días las 500 firmas de representantes franceses (diputados, senadores o alcaldes) necesarias para poder lanzarse oficialmente en la carrera presidencial.

Entre los once candidatos están los favoritos en los sondeos de opinión: el conservador desestabilizado por las causas judiciales, François Fillon, el socialista Benoît Hamon, el que no es "ni de izquierda ni de derecha", Emmanuel Macron, la líder de la extrema derecha Marine Le Pen y el de extrema izquierda, Jean-Luc Mélenchon.

Estos cinco candidatos debatirán el lunes sus ideas por televisión.

Tres "pequeños" candidatos, los nacionalistas Nicolas Dupont-Aignan y François Asselineau y la trotskista Nathalie Arthaud.

Otros tres candidatos alcanzaron a reunir las firmas antes de que venciera el plazo el viernes por la noche. El independiente Jacques Cheminado, un veterano de la política que ya fue candidato en 1995 y en 2012 con resultados simbólicos, Jean Lassalle, diputado centrista no inscripto, y Philippe Poutou, del Nuevo Partido Anticapitalista (NPA, extrema izquierda).

Los expedientes de los once candidatos -eran diez en 2012- fueron validados por el Consejo Constitucional.

Más de 14.500 representantes, de unos 42.000, apadrinaron a los candidatos.

- Campaña atípica -

Fillon, acuciado por la causa de los presuntos empleos ficticios a sus allegados, recibió 3.635 firmas, gracias al apoyo de Los Republicanos, el partido del que es el candidato.

El exministro de Educación de François Hollande, Hamon, obtuvo 2.039 apoyos, mientras que el exministro de Economía del actual presidente, Macron recabó 1.829 firmas.

A un mes de la primera vuelta, Marine Le Pen y Emmanuel Macron están primeros en los sondeos, pero la incertidumbre sobre el resultado de la elección sigue intacta. Gran parte del electorado no ha decidido aún su voto.

Los tres candidatos con mayores intenciones de voto en la primera vuelta, Le Pen, Macron y Fillon, están implicados o salpicados en causas judiciales, un hecho inédito en la historia de las elecciones presidenciales francesas.

Marine Le Pen es objeto de una investigación por supuestos empleos ficticios y financiamiento ilegal de una campaña electoral. Macron se encuentra por su parte en la órbita de una investigación abierta por un viaje ministerial organizado en enero de 2016.

Por primera vez la lista de los "padrinos" de los candidatos, los que apoyaron con su firma las candidaturas, será publicada, lo que incomoda a los "pequeños" candidatos que no dejan de denunciar la presión que ejercen los grandes partidos en los alcaldes de las pequeñas comunidades rurales para que no apoyen a los candidatos con menos chances.

En esta atípica elección, visualizar quién apoya a qué candidato ofrece una idea de la fragmentación de las fuerzas políticas.

Macron, que no es "ni de izquierda, ni de derecha", y a quien los sondeos lo dan como el ganador en una segunda vuelta, obtuvo un poco menos de la mitad de las firmas entre representantes de la izquierda, un 11% las obtuvo entre los centristas, 16% en la derecha y un poco menos de un cuarto de representantes no inscriptos.

AFP