Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el 1 de octubre de 2015, en Nueva York, Estados Unidos.

(afp_tickers)

Naciones Unidas decidió abrir una investigación interna sobre la donaciones hechas por una fundación privada y un grupo inmobiliario relacionados en un escándalo junto a un alto funcionario del organismo, anunció el portavoz Stéphane Dujarric.

El expresidente de la Asamblea General de la ONU, John Ashe, fue procesado el martes por autoridades estadounidenses que lo acusan de haber aceptado más de un millón de dólares como contraprestación a su colaboración en la realización de proyectos inmobiliarios.

La pesquisa fue confiada a la oficina de la ONU responsable de investigaciones internas, que deberán establecer cómo fueron utilizados los fondos recibidos por el organismo de la fundación Global Sustainability y el grupo inmobiliario Sun Kian Ip, señaló el portavoz.

El secretario general de Naciones Unidas quiere "asegurarse que la gestión de los recursos recibidos de esas entidades privadas se ha hecho conforme a las reglas de la ONU", añadió.

Ashe, diplomático de Antigua y Barbuda, y otras seis personas fueron detenidas el martes en el marco de un proceso de corrupción por 1,3 millones de dólares que lleva a cabo una fiscalía estadounidense.

La denuncia señala que Ashe aceptó más de 500.000 dólares en sobornos para promocionar ante la Secretaría General de la ONU la necesidad de construir un centro de conferencias de Naciones Unidas en Macao, proyectado por empresarios chinos.

La Fundación Global Sustainability Foundation, de la cual Ashe era uno de sus fundadores, entregó 1,5 millones de dólares a una dependencia de la ONU encargada de la cooperación sur-sur.

El principal acusado en esta trama es el sexagenario empresario chino Ng Lap Seng, detenido en septiembre en Nueva York, quien hizo una fortuna en el mercado inmobiliario.

Ashe es acusado por la justicia estadounidense de fraude fiscal, pues no declaró los dineros que le fueron pagados.

Según un portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon éste ha "reafirmado que no habrá tolerancia alguna con la corrupción en el seno de Naciones Unidas o utilizando el nombre de la ONU".

En un comunicado la oficina para la cooperación sur-sur de la ONU afirmó que los fondos recibidos fueron utilizados en la organización de conferencias, especialmente en Bangladesh y Macao "en conformidad plena con las reglas de la ONU".

AFP