Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La policía griega se despliega en un campamento de migrantes en la frontera con Macedonia el 9 de diciembre de 2015 Greek police launched an operation to remove a thousand migrants gathered at the Greek-Macedonian border , after Macedonia has restricted passage to northern Europe to only Syrians, Iraqis and Afghans who are considered war refugees.

(afp_tickers)

La policía griega inició este miércoles una operación en la frontera con Macedonia para evacuar a un millar de migrantes bloqueados en esa zona desde hace varios días, debido a que las autoridades macedonias sólo dejan pasar a personas procedentes de países en guerra.

Unos 400 policías antidisturbios fueron movilizados, según una fuente policial. El personal humanitario fue invitado a partir y la prensa fue mantenida a distancia, a unos 3 kilómetros. Algunos periodistas fueron brevemente detenidos.

Los migrantes, la mayoría marroquíes y paquistaníes, eran embarcados por las fuerzas del orden en autobuses, con destino a Atenas, en una operación que se desarrollaba sin incidentes, según la misma fuente.

Punto de partida de miles de migrantes que emprenden la ruta de los Balcanes con destino Europa occidental, el puesto fronterizo greco-macedonio de Idomeni fue cerrado el 18 de noviembre por las autoridades macedonias, salvo para quienes vienen de zonas de guerra, es decir, sirios, iraquíes y afganos.

La frontera se ha convertido desde entonces en escenario de episodios violentos entre migrantes y fuerzas del orden de ambos países. Un marroquí murió electrocutado la semana pasada, tras haberse agarrado a un cable de alta tensión en un aparente gesto de desesperación.

Aunque no se informó de cuál es el destino de los migrantes evacuados el miércoles, quienes aceptaron partir en los días previos fueron albergados en el antiguo aeropuerto de Atenas, donde se les propuso un regreso voluntario a sus países, según la prensa griega.

AFP