Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios policías levantan el cadáver de Mahmuda Aktar, esposa de un alto responsable de la lucha antiterrorista, asesinada a tiros cerca de su casa el pasado 5 de junio en Chittagong (Bangladesh)

(afp_tickers)

La policía de Bangladés llevó a cabo este martes cruentas operaciones contra islamistas radicales sospechosos de haber cometido una serie de asesinatos de miembros de minorías religiosas e intelectuales.

Mientras el cuerpo de un sacerdote hindú era hallado, prácticamente decapitado, en el oeste de Bangladés, las fuerzas de seguridad llevaron un cabo un doble asalto, en Daca y en el noroeste del país, donde murieron tres islamistas presuntos miembros de un grupo yihadista local.

Los dos responsables del grupo islamista Jamayetul Mujahideen Bangladesh (JMB) que murieron en Daca, son sospechosos de haber desempeñado un papel en "la mayoría de los recientes ataques", entre ellos la explosión de una bomba en una mezquita chiita y el asesinato de un profesor, según un alto responsable de la policía.

Otro miembro del JMB murió en un tiroteo con la policía en Godagaro (noroeste), según el jefe de la policía local.

La comunidad internacional presiona de forma creciente a las autoridades de Bangladés para que pongan fin a esta serie de asesinatos que han causado más de 40 muertos -intelectuales, defensores de un sistema laico y miembros de las minorías religiosas- en tres años.

La última víctima fue el sacerdote hindú, de 70 años, undécima persona asesinada en poco más de dos meses. La mayoría de estos ataques fueron reivindicados por la organización Estado Islámico (EI).

Sin embargo, el Gobierno atribuye estos asesinatos a islamistas bangladesíes y niega la presencia en el país del EI y de una rama de Al Qaida en el sur de Asia.

- "Complot internacional" -

El cuerpo de Gopa Ganguly, con la cabeza prácticamente separada del cuello, fue hallado en un arrozal cerca de su domicilio en Noldanga, distrito de Jhenidah, informó a la AFP el jefe adjunto de la policía local.

"Salió esta mañana de su casa diciendo que iba a una casa hindú para ofrecer sus oraciones. Unos campesinos encontraron su cuerpo prácticamente decapitado en un arrozal", explicó. "El modo operativo del asesinato es comparable al empleado recientemente por islamistas locales", añadió.

El ministro del Interior, Asaduzzaman Khan, volvió a acusar el martes al principal partido de oposicion, el Bangladesh Nationalist Party (BNP) de estar implicado en estos ataques que forman parte, según él, de un complot internacional en el que también participan los servicios de inteligencia israelíes, el Mossad.

"Estos asesinatos forman parte de un complot nacional e internacional. Los que participan en ellos, están vinculados al Mossad", dijo Khan a la AFP.

Un alto responsable del BNP fue encausado el mes pasado por sedición, acusado de haber conspirado contra el Estado durante un encuentro con un consejero del gobierno israelí.

Aslam Chowdhury fue detenido después de que fuera revelada por la prensa de Bangladés su cita con Mendi Safadi, en India en marzo.

Según los expertos, la ola de represión contra la oposición -en ésta, el principal partido islamista Jamaat-e-Islami- ha radicalizado a buena parte de los opositores.

El Jamaat es un aliado tradicional del BNP cuya responsable, la exprimer ministra Khaleda Zia, está perseguida por la justicia por incendios criminales provocados durante las manifestaciones antigubernamentales de 2015.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP