Miles de taxistas portugueses perturbaron este viernes el tránsito en las principales ciudades del país mediante operaciones tortuga, para provocar grandes embotellamientos en protesta por las operaciones de la plataforma de transporte privado estadounidense Uber.

Entre 3.000 y 4.000 taxis desfilaron por las principales calles de Lisboa, al ralentí, según las dos principales organizaciones del sector, Antral y la Federación Portuguesa de Taxis.

Unos 1.000 vehículos más se movilizaron en Oporto (norte) y más de un centenar en Faro (sur).

"Uber go home", "Uber es ilegal" o incluso "Uber crimen nacional" fueron los eslóganes que enarbolaban en sus vehículos los taxistas, así como crespones negros, en señal de luto.

El acceso al aeropuerto de la capital quedó bloqueado durante horas, y muchos turistas tuvieron que recurrir al metro.

Según los cálculos de la Federación Portuguesa de Taxis, la actividad del sector cayó un 20% desde la llegada de Uber a las calles de Portugal en julio de 2014.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes