Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Partidarios del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en una protesta cotnra el secretario general de la OEA, Luis Almagro, el 1 de junio de 2016 en Caracas

(afp_tickers)

La oposición venezolana exigió este miércoles a las autoridades electorales acelerar un referendo revocatorio contra Nicolás Maduro para evitar un estallido social, horas antes de que la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobara una declaración conciliatoria que fue saludada como una "victoria" por el chavismo.

Una comisión de diputados de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -mayoritaria en el Parlamento- entregó ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), al que acusa de aliado del chavismo, un documento para exigirle que fije las normas y fechas de los pasos para convocar el referendo.

"Exigimos a las autoridades electorales que se pongan a tono con la historia, con el sufrimiento del pueblo y liberen las barreras que impiden que el referendo sea este año", dijo el vicepresidente parlamentario, Enrique Márquez, quien encabezó la misión legislativa.

En tanto, ante miles de jóvenes socialistas concentrados en las afueras del Palacio de Miraflores, Maduro convocó este miércoles a grandes movilizaciones en todo el país contra el secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, quien convocó a sesión urgente para tratar el caso de Venezuela, pedido que había hecho la oposición de ese país.

"¡Almagro go home! Derrotemos al imperialismo y al intervencionismo", gritó Maduro.

Más tarde, el gobierno venezolano recibió como una "victoria" la declaración aprobada por consenso por el Consejo Permanente de la OEA en Washington en apoyo a un "diálogo abierto" entre el gobierno y la oposición en Venezuela para encontrar una solución "pronta" y "efectiva" a la crisis política interna.

"Venezuela logró victoria en la OEA al convocar Consejo Permanente para declaración en apoyo al diálogo, la Constitución y La Paz", escribió en su cuenta de Twitter la canciller Delcy Rodríguez.

En cambio, el presidente del parlamento, el férreo antichavista Henry Ramos Allup, arremetió contra el mandatario argentino Mauricio Macri por no haber impulsado en la reunión extraordinaria de la OEA la aplicación de la Carta Democrática en la crisis en Venezuela.

"Pena posición Argentina sesión OEA. Creíamos otra cosa después declaraciones sobre Vla (Venezuela) Macri recién electo. Cristina (Kirchner) al menos no era hipócrita", escribió el jefe parlamentario en su cuenta de Twitter.

Macri se había manifestado en favor de la aplicación de la Carta Democrática en el caso de Venezuela, cuando era candidato presidencial el año pasado, pero este miércoles su canciller, Susana Malcorra, dijo que ella no era la mejor solución.

- El tiempo apremia -

Para la oposición, el tiempo apremia. Si el referendo se hace antes de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del mandato-, y Maduro lo pierde, se debe llamar a elecciones. Si ocurre el próximo año, sería sustituido por el vicepresidente, nombrado por el gobernante.

Pero el proceso es engorroso. El jueves apenas concluye la revisión de 1,8 millones de firmas que le entregó la oposición hace un mes para activar el referendo. Luego deberán ser validadas con huella dactilar y recoger otras cuatro millones de rúbricas para convocar la consulta.

Según la encuestadora Datanálisis, 70% de los venezolanos apoya un cambio de gobierno. Para revocar el mandato de Maduro, se necesita más de los 7,5 millones de sufragios con que fue elegido en abril de 2013.

A la presión internacional y de la oposición se suma el malestar popular ante el agravamiento de la escasez de alimentos y medicinas, y el costo de la vida. El país petrolero tiene la inflación más alta del mundo (180,9% en 2015 y proyectada por el FMI en 700% para 2016).

"El pueblo venezolano no se calará (aguantará) que se manosee el revocatorio y se atrase para el interés del gobierno (...) porque es la única válvula de escape que tiene", subrayó Márquez.

- La OEA no es la solución mágica -

Invocando la Carta Democrática, Almagro argumentó la crisis económica, social, política e institucional que sufre Venezuela.

Pero la canciller Malcorra dijo este miércoles en Buenos Aires que Argentina prioriza el diálogo entre los venezolanos por encima de cualquier otro mecanismo.

"No hay forma de resolver el problema de un país importando la solución desde afuera", señaló la canciller en una conferencia de prensa.

El martes, el titular de la Unasur, el exmandatario colombiano Ernesto Samper, dijo a la AFP en París que la próxima semana habrá una "nueva reunión" -tras una celebrada por separado en República Dominicana la semana pasada-, y no descartó que ésta sea un cara a cara.

Maduro asegura que el gobierno se mantendrá en la mesa de diálogo. Pero el líder opositor Henrique Capriles sostiene que con esto busca "lavarse la cara, porque en este momento la opinión internacional es contra el gobierno".

Almagro pidió que la OEA discuta el tema en sesión extraordinaria entre el 10 y el 20 de junio, al considerar que existe en Venezuela "alteración del orden constitucional" que afecta gravemente "el orden democrático".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP