Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El vicepresidente de Ecuador Jorge Glas habla ante la Comisión de Supervisión de la Asamblea Nacional Ecuatoriana sobre el caso de corrupción que envuelve sobornos de la gigante constructora brasileña Odebrecht, en Quito, el 21 de junio de 2017.

(afp_tickers)

Diputados de oposición pidieron el miércoles al Congreso de Ecuador, controlado por el oficialismo, que abra un juicio político contra el reelegido vicepresidente Jorge Glas por supuestos hechos de corrupción alentados por la brasileña Odebrecht.

El legislador Roberto Gómez, del partido Creando Oportunidades (Creo, el principal bloque opositor), presentó el pedido de juicio político que está impulsado por 59 parlamentarios y que podría derivar en la destitución de Glas.

"Ecuador requiere la investigación completa de todos los actores que tienen que responder ante la ciudadanía por lo que ha sucedido en estos últimos diez años de correísmo", manifestó Gómez a la prensa.

Glas, quien desde 2013 fue vicepresidente del exmandatario socialista Rafael Correa -que dejó el poder hace un mes luego de una década en el cargo- afronta acusaciones de la oposición de estar involucrado en casos de corrupción propiciados por la trama de millonarios sobornos de Odebrecht en la nación.

Las indagaciones en curso y bajo reserva en Ecuador dejan una decena de detenidos, entre ellos un tío de Glas y un exministro de Electricidad de Correa, cuyo copartidario Lenín Moreno tomó posesión de la presidencia en mayo por cuatro años.

La oposición en el Congreso, dominado por el oficialismo con 74 escaños, sostiene que Glas -a cargo de sectores estratégicos durante toda la gestión de Correa- está envuelto en delitos como enriquecimiento ilícito, por los que puede ser enjuiciado políticamente de acuerdo con la Constitución.

La solicitud de la oposición deberá ser examinada por el Consejo de Administración Legislativa (de mayoría oficialista) y luego lograr la aprobación de la Corte Constitucional.

Para proceder a la censura y destitución del presidente y vicepresidente se requiere el voto de las dos terceras partes (92) de los miembros de la Asamblea Nacional.

Si de la censura se derivan indicios de responsabilidad penal, se dispondrá que el caso pase a conocimiento de la justicia, según la Constitución.

La semana pasada, Glas compareció de manera voluntaria ante el Parlamento, declarando que "no tengo nada que ocultar. Mis manos están limpias".

"No hay una sola prueba en mi contra de absolutamente nada (...) Mi patrimonio es donde vivo, la camioneta que manejo. Vivo de mi salario y el de mi esposa", añadió.

En medio de las investigaciones sobre la corrupción de Odebrecht, el entonces contralor general del Estado Carlos Pólit renunció desde Miami hace una semana, tras verse salpicado por el escándalo, y será enjuiciado políticamente por el Legislativo a pesar de estar fuera del país.

AFP