Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El candidato presidencial oficialista argentino Daniel Scioli (I) visita un mercado de carnes en San Antonio de Padua, provincia de Buenos Aires, Argentina, el 3 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La oposición conservadora de Argentina reafirmó su intención de levantar el control cambiario y admitir una devaluación si llega al gobierno, y el oficialismo promete mantener esas restricciones, en una polémica camino al balotaje presidencial del 22 de noviembre.

"Nosotros no necesitamos cepo (controles), como no lo necesitan los chilenos, los uruguayos, los paraguayos y los colombianos", dijo el candidato del frente centroderechista Cambiemos, Mauricio Macri, en un acto de campaña en Tucumán (norte del país).

En discrepancia, Silvina Batakis, quien sería ministra de Economía si gana el peronista Daniel Scioli, apoyado por la presidenta Cristina Kirchner, dijo que rechaza la postura de liberar el mercado cambiario.

"Creemos en la flotación administrada (del tipo de cambio). No compartimos la postura de libertad absoluta. Ya nos fue mal con el ingreso de dólares financieros. Me parece muy inconsistente lo que están diciendo. Ellos están anunciando una devaluación", dijo Batakis a la prensa.

Scioli sumó más votos que Macri en la primera vuelta, 37,0% contra 34,1%, pero los analistas lo ven peor perfilado para capturar los más de siete millones de votantes que no los eligieron y que ahora deberán decidir entre uno u otro.

Kirchner, al iniciar su segundo mandato en 2011, estableció una severa restricción a la venta de divisas, para frenar una fuga de capitales de más de 22.000 millones de dólares anuales.

Pero la clase media, sedienta históricamente de dolarizar su capital y huir del peso como medida antiinflacionara, comenzó a vivir un malhumor, que se extendió también a sectores económicos que perdieron inversiones.

El tipo de cambio se ubica ahora en torno a 9,59 pesos por dólar, pero las reservas del Banco Central han bajado de 28.000 a 26.000 millones de dólares en los últimos dos meses.

El fenómeno se debe a que el gobierno no pone trabas al ahorrista que le pide billetes estadounidenses mientras tenga sus cuentas fiscales en orden. En las últimas jornadas se acumularon ventas por más de 600 millones de dólares.

- Alta demanda de dólares -

El Banco Central sólo vende divisas a pequeños ahorristas y rechaza las grandes operaciones con bancos o empresas.

"El cepo es un invento de este gobierno, que hizo que hace cuatro años no se genere trabajo ni crecimiento", dijo Macri. La medida generó un mercado marginal de la divisa.

El economista Hernán Lacunza, asesor de Cambiemos y probable ministro de Economía del electo gobierno macrista de la provincia de Buenos Aires (la más poblada), dijo el viernes que si gana Macri, las familias "van a poder acceder a la compra de dólares sin restricciones".

Scioli, por el contrario, acusó en sus actos de campaña a Macri de "representar al poder concentrado, la apertura indiscriminada del mercado, la exclusión, el sector de la sociedad que más tiene, el ajuste, la devaluación y el pago inmediato a los 'fondos buitres'".

Los 'fondos buitres' (especulativos) son parte del 7% de acreedores que rechazaron los canjes de la deuda y litigan en Nueva York para cobrar el 100% de los bonos en efectivo, mientras que el 93% restante cobra los intereses de los nuevos títulos.

AFP