Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La líder opositora birmana Aung San Suu Kyi (der) vota en un centro electoral en Rangún el 8 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

La líder opositora Aung San Suu Kyi votó este domingo en Birmania en unas elecciones legislativas históricas, que podrían aupar a su partido al poder tras décadas de disidencia.

Rodeada de cientos de periodistas, entre ellos de la AFP, Aung San Suu Kyi depositó su papeleta en la urna, en una escuela del centro de Rangún, antes de ser aclamada por su partidarios al grito de "victoria".

Suu Kyi, vestida de rojo, el color de su partido Liga Nacional para la Democracia (LND), no hizo declaraciones a la prensa. Tras votar, debe acudir ahora a su circunscripción electoral de Kawhmu, a varias horas de Rangún, donde fue escogida diputada en las legislativas parciales de 2012.

La atención mediática se centra en la líder opositora, que pasó más de 15 años en arresto domiciliario y, a sus 70 años, vota por segunda vez en su país.

Desde la medianoche, los numerosos medios de comunicación internacionales comenzaron a buscar un sitio ante las rejas del colegio electoral con el objetivo de conseguir las mejores imágenes de este histórico momento.

Estos son de hecho los primeros comicios vistos como libres en Birmania desde hace 25 años, en los que la Liga Nacional para la Democracia de Aung San Suu Kyi podría alzarse con la victoria.

Durante las últimas elecciones consideradas libres en 1990, la junta dejó participar y ganar a la LND. Pero los resultados no fueron reconocidos y Aung San Suu Kyi, entonces en arresto domiciliario, no pudo votar.

En 2010, la formación de la opositora llamó a boicotear los comicios.

La actual cita electoral está considerada como un éxito de la transición democrática iniciada hace cuatro años con la autodisolución de la junta, que gobernó el país con mano de hierro desde 1962.

Unos 30 millones de birmanos están llamados a las urnas el domingo para estos comicios históricos. La mayoría de ellos nunca ha votado.

Desde 2010, "es la segunda vez en mi vida que voto. Quiero que las cosas cambien", explica Phyo Min Kyaw, un birmano de 31 años que acudió a votar en el mismo colegio que Aung San Suu Kyi.

AFP