Un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Reino Unido no tiene futuro si el Brexit, la retirada británica de la Unión Europea (UE), socava el acuerdo de paz con Irlanda del Norte, advirtió el miércoles la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi.

Pelosi, líder en el Congreso de los demócratas opositores al presidente Donald Trump, reaccionó a las declaraciones del asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, quien durante una visita a Londres esta semana dijo que Reino Unido estaría "en primera línea" para un acuerdo comercial con Estados Unidos tras abandonar la UE.

Trump y los principales asesores del nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, han hablado de acelerar un acuerdo comercial cuando se complete el Brexit y la Casa Blanca anunció este miércoles que el vicepresidente Mike Pence viajará a Reino Unido y a Irlanda a principios de septiembre para discutir la expansión del comercio.

Pero cualquier acuerdo de este tipo necesitaría la luz verde del Congreso, donde los demócratas controlan la Cámara baja y los republicanos, el Senado. Y Pelosi, la némesis política de Trump en el Capitolio, dejó en claro que no pondrá en juego la paz irlandesa y que los republicanos no dudarían en unirse a los demócratas en este tema.

"Si el Brexit socava el acuerdo del Viernes Santo, no habrá posibilidad de que un acuerdo comercial entre Estados Unidos y Reino Unido se apruebe en el Congreso", dijo en un comunicado.

"La paz del Acuerdo del Viernes Santo es atesorada por el pueblo estadounidense y será ferozmente defendida de manera bicameral y bipartidista", subrayó.

Firmado en 1998, el llamado Acuerdo del Viernes Santo puso fin a tres décadas de violencia en Irlanda del Norte, entre republicanos nacionalistas (católicos), partidarios de la reunificación de Irlanda, y leales unionistas (protestantes), defensores del mantenimiento en la Corona británica.

Debido a que Irlanda del Norte, que es parte de Reino Unido, es fronteriza con Irlanda, que es miembro de la UE, observadores han señalado que el Brexit podría requerir la reimposición de una frontera dura en la isla, poniendo en riesgo el acuerdo que ha mantenido la paz en Irlanda del Norte por dos décadas.

Como actualmente ambos países son miembros de la UE, bienes y personas circulan libremente por la frontera.

Johnson se ha dicho decidido a garantizar que Reino Unido abandone la UE el 31 de octubre, con o sin un trato que prevea el sensible tema de la frontera.

La Casa Blanca dijo que Pence visitará Reino Unido del 4 al 5 de septiembre y viajará a Irlanda un día después para expresar el compromiso de Estados Unidos de "defender el Acuerdo del Viernes Santo, expandir el comercio y la inversión bilateral y fortalecer la relación económica entre nuestros dos países".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes