Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Unos activistas sociales paquistaníes encienden velas en Quetta el 16 de diciembre de 2015, en el primer aniversario de de los ataques en el colegio militar público de Peshawar. Se ha recordado a los niños asesinados por los talibanes con unas fotos

(afp_tickers)

Pakistán conmemoró este miércoles en Peshawar (noroeste), en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, el primer aniversario de la matanza de 151 personas, entre ellas 134 niños y adolescentes, perpetrada por los talibanes en una escuela del ejército.

El primer ministro, Nawaz Sharif; el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Raheel Sharif; y el líder de la oposición, Imran Khan, estaban presentes en la ceremonia celebrada en la Escuela Pública del Ejército (APS), donde ocurrió la matanza.

Durante la ceremonia, la escuela estuvo cercada por las fuerzas de seguridad y un helicóptero sobrevolaba la zona. "Se reforzó la seguridad en todo el país y se desplegaron efectivos policiales en las principales ciudades", dijo a la AFP un portavoz del Ministerio del Interior.

La mayoría de los establecimientos escolares del país cerraron sus puertas este miércoles, pero las escuelas militares permanecieron abiertas. En Peshawar, las carreteras estaban cortadas y los soldados custodiaban las principales rotondas.

El general Sharif recibió a los parientes de las víctimas en la entrada de la escuela y luego los alumnos desfilaron con los retratos de las 151 personas muertas hace un año, el 16 de diciembre de 2014. Ese día, un comando de nueve talibanes entró en la escuela y durante varias horas fueron clase por clase, matando a sangre fría a 151 personas.

En las redes sociales, muchos paquistaníes incluyeron en sus cuentas una foto de un uniforme de la escuela APS, de color verde y blanco, con un agujero de bala en forma de amapola y la frase "hay manchas que no se borran".

En agosto, después de un juicio a puerta cerrada, el ejército anunció que seis personas vinculadas a la matanza de Peshawar habían sido condenadas a muerte y otra a cadena perpetua. Cuatro de los condenados fueron ahorcados el 2 de diciembre en la cárcel de Kohat, en el noroeste de Pakistán.

AFP