Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Miembros de los cuerpos de seguridad paquistaníes y voluntarios, frente a la entrada de un tribunal en Tangi, distrito de la ciudad de Charsadda, el 21 de febrero de 2017, tras un atentado con varios kamikazes que ha dejado al menos siete muertos

(afp_tickers)

Siete personas murieron este martes en un ataque perpetrado por kamikazes en un tribunal del noroeste de Pakistán, informaron responsables de seguridad en un nuevo balance.

"Tres kamikazes intentaron ingresar en el recinto judicial. Uno fue ultimado y otro se hizo estallar", describió a la AFP un responsable de la policía local, Mohamad Ijaz Jan. Vestidos de negro, los atacantes estaban armados con fusiles Kaláshnikov, pistolas y granadas, precisó.

El tercer atacante, perseguido por la policía dentro del edificio de Tangi, distrito de la ciudad de Charsadda, fue ultimado unos 20 minutos después de comenzado el ataque, que se produjo en un momento de gran afluencia.

Una facción de los talibanes paquistaníes (Tehrik-e Taliban Pakistan, TTP), el Jamaat-ul-Ahrar (JuA), reivindicó la acción. El grupo islamista anunció recientemente una nueva ofensiva contra varios objetivos en el país.

Un nuevo balance dio cuenta al final de la tarde de "siete muertos y 15 heridos", declaró a la AFP Suhail Jalid, jefe de la policía del distrito.

Entre las víctimas figuran un abogado, un zapatero que tenía su taller delante del tribunal y un niño de cuatro años, según testigos en el lugar.

"La policía ya estaba en nivel de alerta elevado, ya que teníamos informaciones sobre una posible amenaza al complejo judicial de Tangi", detalló Jalid.

"Los expertos en desminado nos dijeron que cada kamikaze tenía un chaleco con entre siete u ocho kilos de explosivos. La policía combatió con bravura y evitó a Charsadda un gran desastre", agregó.

El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, condenó el ataque: "Nuestro Gobierno continuará luchando contra elementos terroristas y venceremos", sentenció.

Las fuerzas de seguridad paquistaníes se encuentran en alerta a raíz de una serie de atentados suicida ocurridos en la última semana. Uno de los ataques dejó al menos 88 muertos el jueves en un santuario sufí en Sehwan (sur).

Asimismo, una cadena de atentados suicida reivindicados por los talibanes paquistaníes sacudieron la capital cultural del país, Lahore, causando 14 muertos, así como Peshawar y las zonas tribales fronterizas con Afganistán.

Las autoridades paquistaníes reaccionaron a esta ola de atentados endureciendo las medidas de seguridad, y afirmaron haber matado a "más de cien terroristas" tras el ataque al santuario sufí.

AFP