Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vista de los trabajos de ampliación del Canal de Panamá, en Ciudad de Panamá, el 17 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Panamá asumiría los trabajos de construcción del tercer juego de esclusas del Canal en caso de que el consorcio a cargo de la obra desista por problemas financieros, aseguró este martes la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

"Si el contratista decidiera no terminar la obra (que tiene un avance de 96%), esperemos que no sea así, la ACP asumirá los trabajos que faltan", informó Ilia Espino de Marotta, encargada del proyecto de ampliación.

Añadió que el consorcio GUPC, integrado por Sacyr de España, Impregilio de Italia, Jan De Nul de Bélgica, y la panameña CUSA, solicitó a la ACP una "ayuda financiera" por 40 millones de dólares para sellar las filtraciones en las nuevas esclusas del lado del Pacífico, los cuales serían reintegrados posteriormente.

"Es como una especie de préstamo, pero la ACP no está en condiciones de otorgar préstamos, sabemos que los trabajos de reparación le están costando al consorcio entre 30 y 40 millones de dólares, pero ese es un problema que debe resolver internamente", recalcó la funcionaria.

Espino reiteró que se mantiene el plan de realizar las primeras pruebas de navegación en las nuevas exclusas en abril próximo, pero hasta el momento no se tiene definida la fecha de inauguración.

El administrador de la ACP, Jorge Luis Quijano, dijo esta semana que para finales de enero se tendrá "mas claro", cuándo se inaugurará la obra, que tiene más de un año de retraso por disputas entre la ACP y GUPC por reclamaciones de sobrecostos y también por huelgas de trabajadores.

El consorcio, por su parte, dijo recientemente que la obra se podía atrasar otros seis meses, en vista de que la ACP hacía los pagos a destiempo. Quijano desmintió al grupo empresarial y señaló que las facturas se pagan en menos de 30 días después de su presentación.

El consorcio inició en junio el proceso gradual para realizar las pruebas electromecánicas de las compuertas, y en agosto se detectó una serie de fisuras por donde se filtraba el agua, debido a fallos en las esclusas de Cocolí, en el lado del Pacífico.

Los trabajos de reparación deben culminar el 15 de enero para completar las pruebas, según el programa previsto.

AFP